Los castillos de Juego de Tronos

Son siete las localidades que, tras su aparición en la famosa serie de Juego de Tronos, han aumentado su número de visitas turísticas. A esta lista, donde ya aparece Sevilla o Girona, se ha sumado recientemente Guadalajara. En particular con las visitas al Castillo de Zafra.

Los amantes de la gran y pequeña pantalla muchas veces eligen destino al que viajar en función de las últimas localizaciones que hayan ido apareciendo y los mismo pasa con los fans de Juego de Tronos que, por fortuna, se graba en nuestro país desde hace dos temporadas, donde parece que se va a quedar.

Campillo de Dueñas, en Guadalajara, ha sido la última localidad en vivir un incrementeo turístico de  un 290%  gracias al Castillo de Zafra, lugar donde la hermana de Ned Stark reposa sobre un lecho de flores azules y sangre, denominado en la seria como la Torre de la Alegría.

Este extraño castillo, que parece sacado de una creación digital, se encuentra en la sierra de Caldereros, perteneciente al siglo XII y destacado por su inexpugnabilidad, ubicado en una zona salvaje donde la naturaleza reina.

Pero no sólo España ha vivido un repunte del turismo en estos lugares, en el ámbito internacional son muchos los países que reciben visitas con la intención de caminar por la misma Invernalia en los castillos de Belfast de Irlanda del Norte o viajar más allá del muro en Islandia, así como pasear por Rocadragón, en la playa de Benone Strand

Castillo de Larnach, terror en Nueva Zelanda

Muchos son los misterios y leyendas que rodean la figura de castillos por todo el mundo. Lugares en los que ha habido mucho sufrimiento e historias que bien podrían servir para innumerables películas, y que hoy día se mantienen como lugares de interés turístico aprovechando el morbo.

En países como España, Inglaterra o Francia son muchos los castillos que podemos encontrar, fruto de una historia plagada de guerras y luchas internas, especialmente en la convulsa Edad Media, no así en países como Nueva Zelanda, donde este tipo de construcciones no fueron tan populares y donde apenas podemos encontrar dos castillos.
Y es mala suerte que de estos, uno se encuentre en un lamentable estado de conservación, como es el caso del Castillo de Cargill, y el otro, el Castillo de Larnach, tenga una historia llena de desgracias y supersticiones.

Larnach-Castle

Foto: www.larnachcastle.co.nz

Entre 1871 y 1887 el empresario William Larnach, que había amasado una enorme fortuna durante el periodo colonial, encargó al arquitecto neozelandes Robert Lawson la construcción de un castillo que le sirviese como vivienda en un terreno cercano a la ciudad de Dunedin, a tan sólo 10 kilómetros de la ciudad.

La construcción constaba de 43 habitaciones, más un salón de baile, y requería una plantilla de 46 criados, pero a pesar de todo ese lujo el empresario no logró alcanzar la felicidad, y tras una seria de catástrofes empresariales y desgracias personales le llevaron a caer en el alcoholismo tras arruinarse. Las depresiones se sucedieron y el rumor de un posible romance entre la tercera de sus esposas y su hijo fue el detonante que le hizo encerrarse en una sala de reuniones del Parlamento neozelandés y se pegó un tiro en 1898, tras disfrutar de su lujosa viviendo durante apenas 11 años.

Las desgracias de la familia Larmach no quedaron ahí. La hija del empresario, Kate Larmach moría a causa del tifus con apenas 26 años. Se comenta que el fantasma de ésta se puede ver vagando por el salón de baile del castillo, construida por su padre como regalo por su 21º cumpleaños y que no le dio tiempo a usar demasiado.

Tras la muerte de William Larnach el castillo sufrió durante muchos años el abandono y la mala conservación fruto de las peleas familiares por la herencia del empresario, cambiando de manos en varias ocasiones hasta que en el año 1967 por Barry y Margaret Barker, que le han devuelto su esplendor reformándolo y conservándolo de forma adecuada. Hoy día es considerado uno de los puntos de mayor interés turístico, pudiendo ser visitado y en cuyo interior se conservan diversos objetos donados o vendidos para su exposición.

También cuenta con un espacio destinado al alojamiento de huéspedes en las casas y los antiguos establos, aunque el precio puede ser bastante elevado.

La leyenda que rodea este castillo parece haberse diluido en los últimos años, aunque en noviembre de 2008 el diario New Zealand Herald publicó un artículo en el que se hablaba de los más de 30 informes sobre avistamientos de espíritus, empujones misteriosos, roces, y otros sucesos de difícil explicación lógica registrados en el castillo. También ha sido plató para programas dedicados a investigar fenómenos paranormales, como es el caso del programa de televisión americana “Ghost Hunters International”.

Castillo de Lindisfarne, o como adaptarse al medio

640px-Castillo_de_Lindisfarne

Fuente: wikipedia

La zona que se encuentra a caballo entre Inglaterra y Escocia ha sido testigo de una larga historia de luchas y saqueos que provocaron la proliferación de fortificaciones y castillos que servían principalmente como refugio para las clases más poderosas en periodos de conflicto. Algunos fueron recomendados en las recomendaciones de rutas por Edinburgo, pero hay uno que queremos recordar por su especial localización.

Este castillo, pequeño para lo habitual en la época, fue construido en 1550 en la isla inglesa de Holy Island en el condado de Northumberland.

Esta zona, anteriormente frontera de Inglaterra con Escocia ha sido históricamente una zona problemática, no solo por los conflictos entre escoceses y británicos, que se atenuaron con la llagada al trono de Jacobo I que unificó las dos naciones. También es una zona especialmente castigada por incursiones de pueblos vikingos y los pueblos del norte que obligaron a realizar fortificaciones del castillo primero a los Tudor, luego por Enrique VIII y finalmente por Isabel I.

Esta circunstancia ha provocado que el castillo haya sufrido numerosas reformas a lo largo de su historia hasta llegar a su estado actual adquirido en 1900 por orden de Sir Edwin Lutyens que lo convirtió en su residencia de verano. Al igual que en otros muchos casos, este emplazamiento ha servido como escenario para cine o televisión, en este caso en un sketch de Charles Rennie Mackintosh en 1901. Finalmente fue donado a la National Thrust en 1994 y que lo convirtió en un museo que por desgracia no puede competir con el maravilloso paisaje que sirve como verdadero reclamo turístico.

Chinchón, municipio de castillos

La localidad de Chinchón se sitúa en uno de los puntos más elevados de la meseta, entre los ríos Tajuña y Tajo, a 45 kilómetros al sureste de Madrid. En la cabeza de un valle, este amplio término lleno de contrastes culmina con un bonito casco urbano. Sin embargo, aquí vamos a hablar de otro de sus atractivos turísticos: Sus dos castillos.

Los lectores de este blog ya conocéis la variedad de castillos que encontramos en Madrid. Un conjunto monumental amplio, donde encontramos los dos castillos de los que vamos a hablar en este post: El Castillo de los Condes y El Castillo de Casasola.

Construido a finales del siglo XV, El Castillo de los Condes fue destruido a las pocas décadas de su construcción tras quedar en un lamentable estado al caer en manos comuneras. Sin embargo, fue reconstruido sobre sus restos siguiendo los cánones de la época, más como un palacio que como una fortificación.

El edificio siempre ha pertenecido a los Condes de Chinchón, aunque estos dejaron de alojarlo en el siglo XVIII. Por ello, ha tenido diferentes usos muy diversos como, por ejemplo, acoger una fábrica de licores o ser escenario de diferentes películas o series, como sucede actualmente con “Águila Roja”.

El castillo de Casasola es una antigua fortaleza del siglo XV que domina el valle del río Tajuña desde lo alto de un promontorio rocoso. Rodeado de terrenos de labor, olivares, viñedos y montes de esparto, su posición estratégica dota al castillo de unas vistas únicas. En la actualidad el castillo está disponible para el alojamiento de visitantesuna experiencia única.

Castillo de Almodóvar del Río

El legado que dejaron los musulmanes en la península es muy extenso, y permite apreciar la riqueza que poseían y también la que fueron depositando en la cultura y el patrimonio de España. Una de las construcciones más destacadas de esta herencia es el Castillo de Almodóvar, situado en Almodóvar del Río, muy próximo a Córdoba, una ciudad cuya importancia fue vital en el desarrollo de la ocupación musulmana y de Al-Andalus.

Foto: www.almudawar.com

Foto: www.almudawar.com

El castillo se erige imponente y majestuoso en lo alto de una colina, llevando sus muros la protección de la gran villa que queda a sus pies. Empezó a construirse en el siglo VIII sobre una edificación primitiva, y el perfecto y estratégico emplazamiento le permitía controlar lo que sucedía en el río Guadalquivir cuando este era navegable hasta Córdoba. Como fortaleza militar dispone de un gran potencial defensivo, una característica que ha tenido que mostrar en numerosas ocasiones a lo largo de la historia.

Las murallas y algunas de sus torres son las partes más destacadas, sobre todo las del Homenaje y de la Escuela. Las estancias interiores nos permiten realizar un viaje en el tiempo, un recorrido por la cultura árabe y por sus tradiciones. Puedes visitar el patio de armas o los amplios salones, pero también los pasadizos subterráneos, las mazmorras y las zonas de tortura.

Se encuentra abierto durante todo el año, salvo el 25 de diciembre y el 1 de enero. Con una visita guiada o por libre puedes recorrer las diferentes estancias y conocer un poco más los mitos y leyendas de la localidad. Además, se realizan almuerzos medievales los domingos y festivos, dando uso a unos impresionantes salones en los que se respira historia.

El cine se rueda en castillos reales

Hay muchas fortalezas repartidas por el mundo que han sido protagonistas de películas emblemáticas, que normalmente, contenían una trama fantástica. Un castillo para el cine es una gran edificación que actúa como elemento icónico para ser escenario de grandes largometrajes sin precedentes. Por este motivo, existe una lista de magníficos castillos, cuyo origen te sorprenderá enormemente:

Outer Bailey Castle: Castillo medieval de la localidad inglesa de Ainwick. Fue un edificio antiguo testigo de las aventuras, hechizos y maleficios que rodeaban al mago Harry Potter. El sobrenombre que se le puso a este castillo fue Hogwarts.

Castillo de Belvoir: Situado en Reino Unido, ha sido cuna de varias películas bastantes famosas. La más relevante es ‘El Código Da Vinci‘, una novela de Dan Brown, que fue adaptada a la gran pantalla.

Eilean Donan Castle: Es una fortificación acuífera situada en Escocia. Fue antesala del rodaje de la película ‘Los Inmortales‘.

Elian Donan Castle-Los Inmortales

Eliean Donan Castle-Los Inmortales. Fuente: Manuel

Castillo de Orava (Eslovaquía): Se desconocen muchos conceptos de dicha grabación. Lo que sí es cierto es que fue grabada hace más de 90 años y hablamos de ‘Nosferatu’.

Castillo de Loarre: Cuenta con la particularidad de estar ubicado en territorio español, concretamente en Huesca. Actualmente es un edificio declarado Patrimonio de la Humanidad, y es conocido por haber sido rodada allí el film de Ridley Scott llamada ‘El Reino de los Cielos’.

Castillo de Loarre- El Reino de los Cielos

Castillo de Loarre-El Reino de los Cielos. Fuente: Guillén Pérez

Castillo de Brunwald: Se utilizó como simulación del Castillo alemán de Bürresheim para grabar ‘Indiana Jones y La Última Cruzada’.

Castillo de Dover: Se halla en Inglaterra y es considerado uno de los más grandes del territorio británico. Fue escenario de una de las obras más importantes de William Shakespeare: ‘Hamlet’.

Castillo de Belmonte: Aunque muchos piensen que Castilla es un territorio árido y pobre, fue en esta localidad conquense donde Sofía Loren interpretó el papel de Jimena, la esposa del Cid.

Cahir: ¿Recuerdas la novela del ‘Rey Arturo‘? Pues en este castillo irlandés fue rodada la película basada en esta historia medieval dirigida por John Boorman en 1981.

Doune Castle: Fortaleza escocesa que fue escenario para el largometraje de una saga de libros reciente llevada al cine: ‘Juego de Tronos’.

Llegados a este punto, ¿no te entran ganas de viajar y hacerte un “book” de fotos en todos estos castillos? Obviamente no va a ser todo en el mismo viaje. Por ello, y con más inri, ya tienes escusa para viajar un par de veces a lo largo de todo el año. ¿Te lo vas a perder?

Cinco castillos fuera de serie

Los castillos han constituido siempre uno de los principales atractivos turísticos de cualquier zona. Aunque hay algunos que todavía se conservan en un estado excelente, es verdad que la mayoría de ellos están en ruinas y las visitas que podemos hacerles siempre están guiadas y señalizadas.

Es gracias a la ficción la razón por la que nos podemos imaginar como era la vida en estos castillos y como la gente vivía y hacía un uso diario ellos.

Por ello, hoy desde guiascastilos.com te traemos una lista de algunos de los castillos más famosos del cine y la televisión, para que veas de primera mano eso que te han enseñado a través de una pantalla. Estos son sólo algunos de ellos, la lista es inmensa.

Castillo de Chillon, Suiza

Empezamos la lista con una localización un tanto especial, y es que El Castillo de Chillon, en Suiza nunca ha salido en la pantalla como tal. Aun así, si lo observas te darás cuenta de que te suena de algo. ¿Esas torres anchas que dan directamente al agua del mar? ¿Si?, pues claro. Este precioso castillo fue la inspiración principal para crear aquel lugar en el vivía el príncipe Eric por el que una sirena pelirroja suspiraba en “La Sirenita” (Ron Clements y John Musker; 1989).

El film que hizo renacer a la industria Disney se basó casi literalmente en todos los detalles del castillo de Chillon, dándole así un toque especial a la película. Si vas a visitarlo, tal vez encuentres a una joven extraña peinándose con un tenedor.

Castillo de Alnwick, Inglaterra

¿Tú tampoco recibirte con 12 años tu carta para ingresar en una escuela de magia y hechicería y dejar de ser un simple muggle? Nosotros tampoco, pero eso no quiere decir que no podamos visitar el mismísimo Hogwarts.

Fue el Castillo de Alnwick, situado en Inglaterra el que acogió en sus dos primeras entregas de Harry Potter, cuando los jóvenes magos estaban todavía haciendo sus primeros contactos con el mundo de la hechicería.

Podrás visitar sus jardines y revivir esas famosa primera y desastrosa clase de vuelo, en la que Neville olvidó su recordadora y Draco Malfoy retó por primera vez a un joven Potter no que sabía que se le venía encima.

Castillo de Doune, Escocia

Si eres fan de Juego de Tronos (David Benioff y D.B. Weiss, 2011-actualidad), desgraciadamente no podrás pasear por Desembarco del Rey y el castillo en el que Cersei se pasa el día rellenando su copa de vino. Aun así, en el castillo de Doune, en Escocia, encontrarás en lugar que dio vida a Invernalia por aquél entonces cuando los Stark vivían todos juntos.

Podrás hacer una visita al castillo tanto interior como exterior y conocer uno de los muchos castillos imponentes que hay en Escocia.

Eso si, aunque estés en la localización de una de tus series favoritas, ten cuidado y no pierdas la cabeza.

Bürresheim, Alemania

Fuente: onnola

Fuente: onnola

Harrison Ford ha formado parte en muchos de los blockbusters más famosos de la historia del cine. El que fue Rick Deckard en Blade Runner (Ridley Scott; 1982) y el inolvidable Han Solo en una de las trilogías más relevantes de la gran pantalla, también dio vida al intrépido Indy, ese aventurero con miedo a las serpientes.

En Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg; 1989), el aventurero arqueólogo tuvo que ir a rescatar a un castillo a su padre, que no era otro que Sean Connery (que como curiosidad, destacar que sólo tiene 11 años más que Ford). Estas escenas se grabaron en el Castillo de Bürresheim, en Alemania. Si quieres revivir uno de los momentos más épicos en la historia del cine de aventuras, este impresionante castillo te está esperando.

Castillo de Loarre, Huesca

Fuente: Angel

Fuente: Angel

Nos venimos a territorio nacional para el último castillo de nuestra lista. El Reino de los Cielos (Ridley Scott; 2005) es una de esas películas que ponen constantemente en la televisión protagonizada por muchos actores guapos (estamos hablando ni más ni menos que de Orlando Bloom, Liam Neston o Eva Green).

Está película fue casi rodada en su totalidad en el Castillo de Loarre, en Huesca. Aunque en la película parece otro castillo, no vamos a mentir, merece la pena hacerle una visita. Si desde Hollywood lo eligieron, por algo será.

Ruta de 7 días para visitar Edimburgo y sus castillos

Para poder visitar Escocia, y más concretamente Edimburgo, existen muchas posibilidades en cuanto al transporte pero si viajas desde España, te recomendamos que te presentes el primer día en uno de los principales aeropuertos nacionales después de haber utilizado el Buscador booking para encontrar un vuelo económico con destino a la capital escocesa.

Para aprovechar al máximo cada día del viaje sería buena idea que buscases alojamiento previamente en los diferentes portales como hotelesVip.esHotelesBaratosYA.Con o a través nuevamente de booking, de manera que cuando llegues a cada destino no tengas que perder tiempo y puedas descansar.

Recomendamos que una vez te encuentres cómodo tras el viaje del primer día, realices una visita a la ciudad, con un paseo por la Milla Real, haciendo un recorrido por el corazón de la ciudad y visitando la Catedral de Saint Gilles, para que llegues pronto al hotel a cenar y puedas descansar suficiente para afrontar el resto de días.

Castillo-Edimburgo

Segundo día de visita a Edimburgo

Para empezar un típico desayuno escocés y salida en ruta para hacer una visita panorámica de la ciudad, visitando la parte nueva que se considera una joya de la arquitectura georgiana mundial. Después puedes visitar Holyrood Palace y el Parlamento, si es posible saca entrada anticipada.

Para finalizar este segundo día qué mejor manera que acercarse al famoso y mundialmente conocido castillo de Edimburgo. Si al regresar tienes aún tiempo disponible puedes visitar la National Gallery antes de cenar.

Tercer día de visita a Edimburgo

Salida en dirección a Stirling, superando el puente del río Forth, para visitar su castillo, uno de los castillos más relevantes de Escocia, donde Maria Stuart fue coronada reina con tan solo 9 meses de edad. A continuación podrás conocer los lugares que te recordarán a William Wallace, héroe nacional escocés.

Después de comer puedes dirigirte a Saint Andrews, cuna del golf mundial, y en esa misma dirección podrás conocer las ruinas de la Catedral. Disfruta de un paseo por el centro de la histórica ciudad y continua tu visita en dirección a Dundee para llegar a Pitlochry, un agrabable y curioso pueblo vitoriano.

Cuarto día de visita a Edimburgo

Para este día a mitad de semana una buena idea serí visitar una destileria de whisky a las afueras de Pitlochry. Más adelante puedes pararte en el Fort Augustus donde disfrutaras del Canal de Caledonia. Después avanza en dirección al Lago Ness, y coge el viaje en barco que atraviesa el lago, que te llevará a visitar el castillo de Urquhart.

Para acabar el día continua hacia Inverness para hospedarte y hacer un paseo por la ciudad.

Quinto día de visita a Edimburgo

Dedica el día a visitar la isla de Skye, donde podrás gozar de la visita al Eilan Donan Castle, uno de los más conocidos y fotografiados de Escocia. Puedes parar a comer para después disfrutar de su paisaje adyacente y atravesar las colinas Cuillin en dirección a Portree, la capital de la isla, donde finalizar el día y alojarte para cenar.

Sexto día de visita a Edimburgo

Disfruta de una visita a Kilt Rock, increíble formación rocosa sobre el mar. Después atravies la isla hacia Armadale para coger un ferry en sentido Mallaigh, con una duración de 30 minutos. Para a comer y coge el conocido Jacobite Train que te llevará por paisajes estupendos hacia Fort William. Después adentrate en el valle de Glencoe, uno de los lugares históricos de Escocia por su paisaje y acaba el día en dirección a Oban, un agradable puerto donde poder hospedarte y cenar.

Séptimo y último día de visita a Edimburgo

Para finalizar la estancia en el páis escocés, nuestro último día nos dirigimos en sentido a Loch Lomond con parada en el pintoresco pueblo Luss, para disfrutar de una relajante vista de su lago. Una vez aprovechada la mañana dirijete en dirección al aeropuerto de Glasgow para tomar tu vuelo de regreso y, si tienes tiempo disfruta de un paseo por el centro de la ciudad.

Dar al Hajar, la Peñíscola de Yemen

-¡Eh, mira qué peñasco! ¿A que no te atreves a subirte?

-Que no me atrevo… me voy a subir y me voy a construir una casa en lo alto para reírme de ti.

-¿Una casa? Conozco a uno que construyó una mezquita en cima de un cerro igual, el único problema que tuvo fue que no miraba a La Meca, así que primero giro la roca y luego la levantó.

-¿Mezquita dices? Eso es muy fácil ¿Tú si tuvieras que honrar a Alá, qué plantarías ahí arriba?

-He oído que los blancos le dedican unos palacios de muerte al tal Cristo ese, que dicen que fue buena gente pero esto de la religión se nos está yendo de las manos. No vienen el otro día unos cuantos fulanos armados hasta el cinturón de castidad y me dicen: infiel ¿Por dónde se va a Tierra Santa? Hemos venido a recuperarla para nuestro señor y salvador. A lo que les dije: al fondo, a la derecha, al lado de las letrinas, pero muy santa no es, aquello es un gran hospicio de pobres, no sé qué Dios puede tomar eso como una ofrenda. Yo creo que lo que ahora lo peta son los castillos.

La conversación no sería así, puesto que el castillo de Dar al Hajar, según algunas versiones, se construyó antes del nacimiento de Cristo, y aún pasarían más siglos hasta el de Mahoma; otras afirman que se habría construido en el siglo XI, con la dominación turca de Yemen.

Fuente: yeowatzup

Fuente: yeowatzup

Situado en la cima de un pináculo granítico, de los suburbios de la capital yemení (Saná), este complejo histórico no tiene nada que envidiar a cualquiera de los monumentos occidentales. Lo que más destaca de él son los bordes blanquecinos de las ventanas, frisos y columnas. Aunque no sabemos si quedará algo de él tras los bombardeos que a día de hoy lleva a cabo la alianza internacional liderada por Arabia Saudí, esta maravilla arquitectónica bien merecería un rezo, como París.

Alcázar de Segovia

Un castillo es un edificio o conjunto de edificios rodeados de murallas, fosos y otras obras de fortificación. Construido generalmente en una zona elevada y estratégicamente situado para la guerra. Pero un castillo es algo más que eso.

Cuando visitas un pueblo o ciudad de la geografía española lo primero por lo que te interesas es si tiene castillo o no para visitar. Unos más pequeños, otros más grandes, de distintas formas, con torreones o no, con más antigüedad o sin embargo, más recientes, todos diferentes pero con un encanto especial. Hoy vamos a hablar de uno en concreto, considerado uno de los 15 castillos más bonitos de España. El monumento más destacado de la ciudad de Segovia, alzado sobre un cerro entre los ríos Eresma y Clamores, se ubica el Alcázar de Segovia.

Dicen que sobre este castillo se inspiró Walt Disney. Fue construido en el año 1122 sobre una fortaleza hispano-árabe, y donde residió el rey Alfonso VIII. El Alcázar de Segovia es un monumento histórico artístico que nos cuenta la historia a través de sus salas y torres.

Imágen: Parte de la fachada del Alcázar de Segovia

 

Si aún no has visitado este monumento, vamos a hacer una detalla descripción sobre cada una de sus estancias, para que sepas todo de él cuando lo visites. Este castillo se distribuye en dos áreas: primero está la exterior, con contiene un patio herreriano, un foso, el puente levadizo y la torre del homenaje. Y luego están las dependencias interiores que incluyen una capilla y varias salas nobles. La Torre del homenaje destaca sobre esta edificación, obtiene forma cuadrada con cuatro torreones, una estancia cubierta de cañón apuntado y grandes ventanales geminados. Fue construida siendo rey Juan II, y al principio fue utilizada como sala de armas.

Los salones y estancias del interior fueron decorados con gran lujo y belleza por pintores y artistas mudéjares. En la actualidad, alberga un Museo de Armas y el Archivo General Militar de Segovia, que se trata del archivo histórico más antiguo de las Fuerzas Armadas de España. La Torre de Juan II finaliza con una gran terraza panorámica, donde se aprecia una gran vista de la ciudad, hacia el barrio de las Canonjías, la catedral y la judería. Dentro de la zona interior destacan las siguientes estancias:

La Sala del Palacio Viejo, cuya construcción data del reinado de Alfonso VIII. Destacan los ventanales geminados dando luz al palacio, y una decoración compuesta por armaduras de tipo alemán del siglo XV. La Sala de la Chimenea corresponde a la ordenación del alcázar en tiempos de Felipe II. La Sala del Trono o del Solio,  es la portada que comunica con la Sala de la Chimenea, conservando una decoración mudéjar. Fue reconstruida en el año 1456 debido a un terrible incendio que destruyó la sala. En las paredes se pueden observar los retratos de los reyes encargados por la reina Isabel II. La sala que fue construida por la reina Catalina de Lancáster en 1412, fue la Sala de la Galería. En los ventanales se encuentran dos vidrieras representando a Enrique III de Castilla y su familia, y a Enrique II con escenas de la muerte de Pedro I y Juan II.

Imágen: Sala del Trono

 

La Sala de la Piñas debe su nombre a los motivos de decoración del artesonado. En el friso pueden observarse ángeles portando el escudo de armas de Castilla y León. La Cámara Regia, contiene una cama cubierta de brocado tejida en oro, además en sus muros pueden observarse escenas de la vida en familia de los Reyes Católicos. La Sala de los Reyes fue un encargo que hizo Felipe II a Hernando de Ávila. La Sala del Cordón recibe este nombre debido a que está rodeado por las paredes con un cordón largo y dorado. También destaca la capilla. Y por última estancia para visitar, la Sala de Armas o Armería, el alcázar albergó desde la antigüedad la armería de la Casa de Trastámara, y fue el precedente de las colecciones de armas que finalmente se reunieron en la Real Armería de Madrid.

Y tras esta visita virtual recorriendo cada una de las estancias del Alcázar de Segovia, ahora esa ti a quien te toca verlo con tus propios ojos, descubrirlo, analizarlo y disfrutarlo.