El Nido de la Golondrina, maravilla arquitectónica ucraniana

La mayoría de fortalezas y edificaciones de las que hablamos en Guía de Castillos suelen ser construcciones con cientos de años de historia que datan de épocas inmemoriales. Aunque hasta ahora solo hemos hablado de castillos del Medievo (europeo y oriental), hoy os traemos una fortaleza tan “joven” como increíble: El Nido de la Golondrina de Yalta, Ucrania.

Nido de la Golondrina

Situado en un acantilado de 40 metros de altura, el Nido de la Golondrina fue construido entre 1911 y 1921, por el arquitecto ruso Leonid Sherwood, hijo del arquitecto de renombre VO Sherwood, creador del edificio del Museo Histórico en la Plaza Roja de Moscú.

El majestuoso edificio está enclavado cerca del cabo Ai Todor, dominando el mar Negro en las proximidades de Gaspra, en la península de Crimea. El castillo reposa en el mismo lugar en el que, hace más siglos, los romanos construyeron una torre de vigilancia, estratégicamente situada para controlar y proteger el antiguo castro que se hallaba en los alrededores.

Nido de la Golondrina, Yalta

El castillo es de diseño neogótico y de forma compacta. Mide solo 20 metros de largo por 10 de ancho. Además de poseer una fascinante terraza panorámica desde la que se puede apreciar la belleza del mar Negro y de la costa de Yalta, entre sus instalaciones destaca su increíble vestíbulo, la sala de huéspedes y dos dormitorios en distinto nivel dentro de la torre. El interior está decorado por por paneles de madera en una parte y por estuco y pinturas por otra.

El Nido de la Golondrina es una de las principales atracciones turísticas de Crimea y es considerado un emblema de la ucrania meridional. Actualmente el palacio es un restaurante, al que se puede llegar en taxi o en barco, atracando en el propio muelle de la bahía y subiendo por una escalera no apta para cardíacos.

Castillo en Ucrania

El Castillo de Chambord, esplendor renacentista francés

Castillo de Chambord

El Château de Chambord es una fortaleza digna de aparecer en los cuentos de hadas. Su hermosa arquitectura y forma transmiten una sensación de poderío y magia que no deja a nadie indiferente. Pese a que el castillo real es uno de los más grandes de los Castillos del Loira, su construcción fue pensada únicamente para albergar el pabellón de caza para el rey Francisco I.

Un pabellón de caza único en el mundo

El Castillo de Chambord se encuentra en un enclave único, en el corazón del mayor parque forestal cerrado de Europa (cerca de 50 kilómetros cuadrados cercados por un muro de 32 kilómetros de largo). En 1516, el rey Francisco I regresa de Italia, junto con Leonardo da Vinci, deseando realizar un gran edificio en el estilo del Renacimiento italiano.

Castillo de Chambord

La residencia de caza, elegida por Francisco I en 1519 se transforma rápidamente en una inmensa creación arquitectónica de una alta ambición. La edificación de Chambord se convierte en testigo de las dos grandes pasiones de este monarca francés: la caza y la arquitectura.

La majestuosidad de su arquitectura y estilo

El castillo de Chambord tiene una silueta única, con sus 156 metros de fachada, 426 estancias, 77 escaleras, 282 chimeneas y 800 capiteles esculpidos.

Castillo de Chambord

El Château de Chambord es una maravilla digna de contemplar en todo su conjunto. La claridad geométrica del plano de Chambord, basada en un cuerpo central perfectamente cuadrado en cruz griega, la armonía de sus proporciones y la fantasía de sus tejados de pizarra con torrecillas, chimeneas y ojos de buey vertiginosos.

Molière en Chambord

La compañía de teatro de Molière, el gran dramaturgo francés,  realizó varias presentaciones de comedias ballets acompañadas por música de Lully. Tanta era la pasión del rey Luís XIV por la comedia del autor y por el castillo, que en 1670, Molière realizó la primera representación de El burgués gentilhombre en la sala de los guardias en el primer piso.

El Castillo de Loarre, una fortaleza de película

Castillo de Loarre, España

Considerada como la fortaleza románica mejor conservada de toda Europa, el Castillo de Loarre uno de los monumentos históricos más visitados de la comunidad autónoma de Aragón.

El castillo se levanta imponente en una colina de roca caliza, clave para la defensa de la plaza, que lo hace dominar y controlar gran parte del territorio de la Hoya de Huesca, un valle fértil y rico bastante codiciado por los señores medievales.

Historia del Castillo de Loarre

Castillo de Loarre, España

La construcción se llevó a cabo en el siglo XI por orden del rey Sancho III, con el objetivo de ser un puesto avanzado desde el cual atacar Bolea, parte llanura que domina la construcción en la cual se encontraba una fuerte plaza musulmana. El rey Sancho Ramírez realizó durante su reinado una ampliación que acabó por darle la forma que conserva hasta nuestros días. Todo el recinto amurallado data de 1287.

Finalmente, tras la expulsión de los musulmanes de la Hoya de Huesca, la fortaleza perdió su carácter militar estratégico cayendo en una época de decadencia y deterioro.

Estilo y construcción del Castillo de Loarre

Castillo de Loarre, España

La fortaleza se trata de un recinto amurallado, dotado de dos torres (de homenaje y de la reina) y de su propia iglesia, consagrada a Santa María y conocida como “oratorio de la reina”.

Es una construcción románica con influencias mozárabes, de concepción sobria y aparejo pequeño. La torre del homenaje es de planta rectangular y está rematada por almenas. Tiene ventanas de arco de medio punto junto a las almenas y en el último piso.

La torre de la reina es similar a la de homenaje, pero coronada en su lado meridional por una galería de ventanas ajimezadas. Junto a esta torre está la puerta de entrada al recinto del castillo, de arco semicircular doblado a base de sillares rectangulares.

La iglesia de Santa María tiene nave rectangular con bóveda de cañón, ábside semicircular con bóveda de cuarto de esfera y puerta de la misma factura que la de la entrada al recinto.

Un castillo digno de Hollywood

Castillo de Loarre, España

Debido a que el Castillo de Loarre es uno de los mejores conservados de Europa, ha sido escenario de varios largometrajes, dentro de los que destaca la superproducción “El reino de cielos”, del célebre Ridley Scott (“Gladiator”, “Blade Runner”, “Alien”), protagonizada por Orlando Bloom, Liam Neeson y Jeremy Irons, entre otros.

El Castillo Matsumoto: El gran símbolo del Medievo nipón

En general, Europa es una tierra colmada de fortalezas medievales que han sobrevivido desde antaño y han marcado la historia del Viejo Continente. No obstante, hay que tener en cuenta que no solo hay castillos en Europa, sino que existen miles de países que cuentan con extraordinarias fortalezas medievales; como Japón, que cuenta por ejemplo, con el impresionante Castillo Himeji (del cual hablaremos más adelante), el Castillo de Osaka, del cual hablamos hace algunos meses o el Castillo de Matsumoto, del cual hablaremos hoy.

Castillo de Matsumoto

Pequeña historia del Castillo de Matsumoto

El Castillo de Matsumoto es uno de los Castillos de los Cuervos, llamados así  por el color negro de sus muros, y uno de los máximos exponentes del arte hirajiro. Pese a que ya había anteriormente una fortaleza en el lugar que ocupa, no fue hasta finales de 1500 que tomó la forma actual, cuya construcción ordenó Toyotomi Hideyoshi.

Tras la batalla de Sekigahara y el establecimiento del Shogunato Tokugawa, el castillo fue gobernado por diferentes señores feudales hasta la restauración Meiji (s. XIX) Tras ella, el castillo estuvo a punto de ser demolido, al estar asociado al Shogunato, pero los habitantes de la ciudad impidieron su derribo.

Castillo de Matsumoto

A principios del siglo XX, tuvieron que realizarse una serie de remodelaciones en las bases del Castillo de Matsumoto, debido a que la fortaleza se estaba inclinando y hundiendo (la zona en la que fue construido era una zona pantanosa). En los años 50 del siglo pasado, el castillo fue restaurado dentro de la política de restauración de monumentos que llevo a cabo el Gobierno japonés por esta época.

Estilo  y arquitectura

El Castillo de Matsumoto presenta una forma extraordinaria con su altura de unos 30 metros y sus seis plantas. Está apoyado sobre muros de piedra de 7 metros que, originariamente, tenían un amplio foso bajo ellos. Las dos torres de vigilancia del ala izquierda fueron construidas en 1635.

Castillo de Matsumoto

La visita desde los exteriores del foso es gratuita, pero entrar al interior del muro y dentro de la fortaleza en sí es bajo pago. En el interior del castillo podemos visitar un pequeño museo con armas e instrumentos medievales.

Y es que los castillos japoneses son la representación perfecta del poderío y esplendor, cultural y militar, con los que contaron sus antiguos “daimyō”, señores feudales que controlaban las diferentes regiones del archipiélago. Aunque los castillos medievales japoneses son totalmente diferentes a las fortalezas que estamos acostumbrados a ver en Europa, hay que reconocer su belleza artística y arquitectónica que no deja indiferente a ninguno.

El Castillo de Coca, una maravilla de la arquitectura gótica-mudéjar

Panorámica del Castillo de Coca

El Castillo de Coca es una de las fortalezas medievales más importantes y mejor conservadas de España. Situado en la localidad homónima, en un meandro del río Voltoya (Segovia, Castilla y León), el Castillo de Coca es una de las pocas fortificaciones españolas que no se encuentra en ningún cerro o montaña. El castillo, declarado en 1931 Monumento Histórico Nacional, presenta una forma y aspecto soberbio e imponente que no deja indiferente a ninguno de sus visitantes

Historia del Castillo de Coca

En 1453, el Arzobispo de Sevilla, Alonso de Fonseca, consiguió de Juan II de Castilla la autorización para levantar una fortaleza en la antigua Cauca romana, en Segovia, tierra de castillos. Su construcción no se realizó hasta veinte años después, a instancias del tercer señor de Coca, sobrino del Arzobispo; quien dio plena libertad a los alarifes mudéjares contratados desde Sevilla. Comenzando así mismo la construcción del cuerpo central de la fortificación de planta cuadrangular y patio de estilo mudéjar, flanqueada por la Torre del Homenaje.

Historia del Castillo de Coca

De los Fonseca el castillo pasó a la Casa de Alba, y en 1928 la Dirección General de Bellas Artes lo declaró Monumento Histórico Nacional, formando parte también del Tesoro Artístico Español. En 1954 la Casa de Alba cedió su usufructo al Ministerio de Agricultura, para que se instalara en ese lugar una Escuela de Capacitación Forestal que sigue funcionando en la actualidad.

Estilo y arquitectura de la fortaleza

El Castillo de Coca es considerado como una de las más increíbles muestras del arte gótico-mudéjar español. La fortificación cuenta con volúmenes, adornos y detalles que realzan la importancia del ladrillo como material de construcción. Una diversidad y complejidad ajenas por entonces a la austeridad castellana. Además, en sus salas se pueden encontrar, en las cuales se ven representados hermosos motivos geométricos mudéjares realizados con estucos y pinturas.

Puerta del Castillo de Coca

Además de su característico estilo y arquitectura mudéjar, otra gran particularidad del Castillo de Coca es que no se encuentra enclavado en un cerro, como la mayoría de fortalezas de la época. Su sistema defensivo aprovecha los escarpes del terreno alzándose sobre un ancho y profundo foso.

El Castillo de Lichtenstein: Emblema alemán al filo de un precipicio

Ubicado a las orillas de un acantilado, el Castillo de Lichtenstein es una de las fortalezas más emblemáticas de Alemania. El castillo se alza imponente y majestuosamente en una región de boscosa, escarpada y repleta de fortalezas medievales que recuerdan a las increíbles residencias de los príncipes y princesas de los cuentos de hadas.

Castillo de Lichtenstein

El Castillo de Lichtenstein está enclavado al pie de un barranco a unos cuarenta kilómetros de Stuttgart, puerta de entrada a la Selva Negra, al Jura de Suabia y capital del Estado federado alemán Baden-Wurtemberg, al sur de Alemania. Su nombre significa “los colores (luminosos) de la piedra”.

Historia

Su origen viene de una antigua fortaleza medieval del siglo XIII destruida dos veces, en la guerra Reichskriegs y en el conflicto por la ciudad-estado de Reutlingen, respectivamente. En los siglos posteriores la fortaleza no fue reconstruida quedando totalmente en ruinas.

Castillo de Lichtenstein, Alemania

En 1802, la tierra pasó a manos del rey Federico I de Württemberg, que construyó un pabellón de caza allí. En 1837 las tierras pasaron a su sobrino el duque Guillermo de Urach, Conde de Württemberg, que convirtieron la fortaleza en una estructura estilizada y señorial, de él destaca su inmenso torreón, ubicado a la izquierda del acceso principal.

Arquitectura y visita

Castillo de Lichtenstein

La única forma de entrar en el castillo es a través de un puente. El interior del edificio está dividido en cuatro pisos, aunque las visitas básicas solo acceden a dos de ellos. En el primer y segundo piso encontramos las salas oficiales, la capilla y una completa colección de armas. La tercera y cuarta planta están dedicadas a apartamentos privados decorados al estilo romántico.

Los horarios de Lichtenstein varían según la época del año. En temporada alta, de abril a octubre, abre cada día de 09:00h a 17:30h. En febrero, marzo y noviembre abre solo los fines de semana y hasta las 16:00h. Cierra sus puertas en diciembre y enero, como la mayoría de castillos alemanes, debido a las bajas temperaturas y las adversas condiciones climatológicas que complican las visitas.

Castillo de Lichtenstein, Alemania

El Alcázar de Segovia, un castillo de cuento de hadas

Todo aquel que haya visitado Segovia sabe a la perfección que esta ciudad castellanoleonesa rebosa de historia y cultura. No obstante, pese a poseer miles de lugares de gran interés turístico, debido a su majestuosidad, el Alcázar de Segovia, junto al impresionante Acueducto romano, presiden todos los monumentos arquitectónicos de la ciudad.

El Alcázar de Segovia

El Alcázar de Segovia, una de las inspiraciones para el Castillo de la Cenicienta de Walt Disney, se alza en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores. La fortaleza es uno de los castillos españoles mejor conservados. El edificio de divide en dos núcleos. El primero lo forma un patio herreriano con foso, el puente levadizo, la torre del homenaje y dos cubos circulares con chapiteles. El segundo es el interior y cuenta con una estupenda capilla y las salas nobles de la Galera, las Piñas y el Tocador de la Reina. Además, tiene cuatro pisos con buhardillas y amplios sótanos.

Historia

El Alcázar de Segovia

Los restos más antiguos hallados en el lugar hacen suponer que en tiempos de la dominación romana de la ciudad ya hubo de haber un castro o fortificación. Sobre los restos de éste, el alcázar fue erigido como fortaleza hispano-árabe.

En la Edad Media, por su seguridad como por la proximidad de zonas de caza, el Alcázar se convirtió en una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, en especial de Alfonso X.

El Alcázar de Segovia

La fortaleza sirvió posteriormente como prisión de Estado hasta que en 1762 Carlos III fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería que tuvo su sede en el alcázar. En 1862, un incendio destruyó las suntuosas techumbres de las salas nobles.

En 1931 fue declarado monumento histórico artístico. En el año 1953 se creó el patronato del alcázar que es el responsable del museo que se puede visitar en su interior.

Decoración y arquitectura

Puente y foso del Alcázar de Segovia

Del Alcázar de Segovia destaca la sala de los Reyes que está decorada con un artesonado de hexágonos y rombos dorados y con un curioso friso con 52 imágenes policromadas y sedentes. En la sala del Trono, sobresale la cúpula mudéjar y las yeserías gótico-mudéjares. Sus paredes están recubiertas con terciopelo y con retratos de distintos reyes. La torre del homenaje fue edificada por Juan II en plena transición del románico al gótico. Mide 80 metros de altura y se encuentra decorada con excelentes esgrafiados y doce magníficas torrecillas. Se accede a través de un pasadizo. Destaca la torre de Alfonso X el Sabio, desde la cual el monarca estudiaba el firmamento, y las estupendas salas interiores decoradas con artesonados mudéjares y ricas yeserías.

El Castillo de Windsor: 900 años de residencia real

El Castillo de Windsor es la fortaleza medieval más antigua y grande aún habitable de todo el mundo. Con más de 900 años de historia este castillo es una de las residencias oficiales de la Reina de Inglaterra, junto con el Palacio de Buckingham y el Palacio de Holyroodhouse de Edimburgo.

Castillo de Windsor

 El conjunto arquitectónico total del Castillo de Windsor abarca más de 25 acres en los que alberga el palacio real, la monumental Capilla de San Jorge y los hogares y lugares de trabajo de una gran cantidad de personas.

 Historia

En su origen fue un castillo medieval comenzado a levantar en el siglo XI, tras la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo I el Conquistador. A comienzos del siglo XIII sufrió un largo asedio durante la Primera Guerra de los Barones. Enrique III construyó un lujoso palacio real dentro del recinto a mediados de ese siglo y Eduardo III fue más allá con la reconstrucción del palacio. El núcleo de la obra de Eduardo pervivió hasta el período Tudor, cuando Enrique VIII e Isabel I le dieron al castillo un uso mayor como corte real y centro de entretenimiento diplomático.

Interior Castillo de Windsor

El complejo sobrevivió al turbulento período de la Guerra Civil inglesa, en que fue usado como cuartel militar por las fuerzas parlamentarias y como prisión de Carlos I. Durante la Restauración de los Estuardo, Carlos II reconstruyó gran parte del castillo. Tras un período de negligencia en el siglo XVIII, los reyes Jorge III y Jorge IV renovaron y reconstruyeron el palacio de Carlos II sin reparar en gastos. La reina Victoria realizó cambios menores en el castillo, que empleó como centro de entretenimiento real durante gran parte de su extenso reinado en el siglo XIX. El castillo de Windsor también sirvió como refugio de la familia real durante los intensos bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió a un incendio en 1992. Actualmente en el castillo de Windsor es una de las mayores atracciones turísticas de Inglaterra, además de sede de visitas de estado y el hogar de fin de semana preferido por la reina Isabel II de Inglaterra.

Visitar el Castillo de Windsor

Las Esplendidas Salas de Estado son una de las partes del castillo más interesantes debido a que están opulentamente decorados con una variedad de las más destacadas creaciones artísticas de la Colección Real que incluyen pinturas de Rembrandt, Rubens, Canaletto y Gainsborough.

Desde octubre a marzo se pueden también vistar los aposentos privados de Jorge IV (Las Semi Salas de Estado), que se cuentan entre los interiores más ricamente decorados del castillo.

La Capilla de San Jorge, el cual es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica inglesa, es el hogar espiritual de la Orden de la Jarretera, la orden superior de caballería británica establecida en 1348 por Eduardo III. En el interior de la capilla se encuentran las tumbas de diez monarcas, entre ellos Enrique VIII con su tercera esposa Jane Seymour y Carlos I. Por otra parte, entre lo más destacado de la visita a Windsor está la Casa de Muñecas de la Reina María, la casa de muñecas más famosa del mundo.

Muralla del Castillo de Windsor

El Castillo de Windsor es una de las fotalezas más emblemáticas de Europa, símbolo del poder y riqueza de las monarquías europeas y de la gran relevancia que ha tenido la Realeza Británica desde hace siglos.

El Castillo de Osaka, esplendor medieval oriental

Pese a que la mayoría de los castillos medievales se encuentran en Europa, en el resto del mundo también podemos encontrar extraordinarias fortalezas, verdaderas demostraciones del poderío y esplendor que gozaban los antiguos monarcas o señores medievales. El Castillo de Osaka (Japón) es el ejemplo perfecto de fortaleza medieval nipona, cuyo estilo y arquitectura distan de los castillos que estamos acostumbrado a ver en Europa.

Frontal Castillo de Osaka

Llamado Ōzaka-jō en japonés antiguo, el Castillo de Osaka es uno de los más famosos del archipiélago nipón, pues fue primordial durante el siglo XVI para la unificación de Japón.

Historia

En 1583 Toyotomi Hideyoshi ordenó la construcción del castillo. Tras su muerte, el castillo es prácticamente destruido en el Asedio de Osaka, en la ambiciosa carrera de Tokugawa Ieyasu de convertirse en el nuevo Shogun (gobernador militar de Japón). Finalmente, el Castillo Osaka cae a manos de Tokugawa. En 1620, Tokugawa Hidetada comienza a reconstruir y rearmar al Castillo Osaka, construyendo una nueva torre principal de cinco pisos en el exterior y ocho en el interior, además de nuevos muros de piedra (que permanecen intactos hasta el día de hoy).

Pozo del Castillo de Osaka

El Castillo de Osaka tuvo que ser reconstruido nuevamente tras la Segunda Guerra Mundial, pues su torre principal fue gravemente dañada durante los bombardeos estadounidense a Japón. En 1997 termina finalmente la restauración del castillo, que devolvió a la fortaleza el mismo aspecto de esplendor que tuvo durante el periodo Edo.

Construcción y visitas

 El castillo tiene ocho pisos interiores y cinco pisos exteriores. Los diferentes pisos fueron construidos en dos plataformas de terreno rellenado, rodeado con murallas y con un pozo de agua, similar a los castillos medievales de Europa.

En su totalidad, el Castillo de Osaka ocupa un espacio de más de un kilómetro cuadrado dentro del parque público Castillo de Osaka. La fortaleza se encuentra abierta al público (la entrada es de pago). Actualmente en su interior alberga salas de convenciones, museos y el Altar Toyokuni, dedicado a Toyotomi Hideyoshi.

Castillo de Osaka entre rascacielos

 Visitar el Castillo de Osaka es todo placer para aquellos amantes de los castillos medievales. Aunque se diferencia bastante de las fortalezas europeas, el Castillo de Osaka ejemplifica a la perfección el poderío y esplendor histórico del país del sol naciente.

El Castillo de Játiva (Xàtiva, Valencia)

Castillo de JátivaSituado en la cima de la sierra junto a la ciudad, el Castillo de Játiva es una doble fortaleza que se eleva sobre la localidad valenciana, dominando todo el paisaje de la comarca de La Costera.

El actual Castillo de Játiva comprende dos fortalezas, conocidas como Castillo Menor y Castillo Mayor, que se extienden de levante a poniente.

El Castillo Menor es de origen ibérico, quienes aprovecharon el punto más alto de la sierra para construir una infranqueable fortaleza. Posteriormente, con la conquista del Imperio Romano, se añadió una segunda fortaleza (Castillo Mayor) y se reforzó el Castillo Menor.

Entrada Castillo de Játiva

No obstante, aunque los orígenes del castillo son ibéricos y romanos, la mayor parte de los muros y torreones que se han conservado son de estilo islámico debido a que, tras la conquista musulmana en el siglo VIII, la ciudad de Játiva y su castillo ganaron importancia como plaza fuerte.

Bajo el dominio cristiano, después de que Jaime I, el Conquistador, se hiciera con la fortaleza y la ciudad de Játiva en 1244, la localidad se convirtió en la segunda ciudad más importante del Reino de Valencia, solo detrás de la capital del Turia.

Durante el siglo XVIII y en los siglos posteriores, el Castillo de Játiva perdió su gran relevancia militar y estratégica debido a que a artillería de las tropas de Felipe V (del cual se conserva aún un cuadro boca abajo en la Plaza de Armas) dejaron en muy mal estado la fortaleza durante la Guerra de Sucesión. Durante la invasión francesa y las Guerras Carlistas fue prácticamente irrelevante, militarmente hablando.

Castillo de Játiva, Valencia

Prisión de Estado

Cuando Játiva era la segunda ciudad más importante del Reino de Valencia, la fortaleza cumplió la función de, además de defensa de la ciudad, Prisión de Estado de la Corona de Aragón. Algunos ilustres personajes de la historia de España estuvieron encerrados en el castillo como los nietos de Alfonso X el Sabio o Didac de Borja, hermano de Francisco de Borja y el Duque de Calabria (perteneciente al linaje de los Borgia).