Ruta de 7 días para visitar Edimburgo y sus castillos

Para poder visitar Escocia, y más concretamente Edimburgo, existen muchas posibilidades en cuanto al transporte pero si viajas desde España, te recomendamos que te presentes el primer día en uno de los principales aeropuertos nacionales después de haber utilizado el Buscador booking para encontrar un vuelo económico con destino a la capital escocesa.

Para aprovechar al máximo cada día del viaje sería buena idea que buscases alojamiento previamente en los diferentes portales como hotelesVip.esHotelesBaratosYA.Con o a través nuevamente de booking, de manera que cuando llegues a cada destino no tengas que perder tiempo y puedas descansar.

Recomendamos que una vez te encuentres cómodo tras el viaje del primer día, realices una visita a la ciudad, con un paseo por la Milla Real, haciendo un recorrido por el corazón de la ciudad y visitando la Catedral de Saint Gilles, para que llegues pronto al hotel a cenar y puedas descansar suficiente para afrontar el resto de días.

Castillo-Edimburgo

Segundo día de visita a Edimburgo

Para empezar un típico desayuno escocés y salida en ruta para hacer una visita panorámica de la ciudad, visitando la parte nueva que se considera una joya de la arquitectura georgiana mundial. Después puedes visitar Holyrood Palace y el Parlamento, si es posible saca entrada anticipada.

Para finalizar este segundo día qué mejor manera que acercarse al famoso y mundialmente conocido castillo de Edimburgo. Si al regresar tienes aún tiempo disponible puedes visitar la National Gallery antes de cenar.

Tercer día de visita a Edimburgo

Salida en dirección a Stirling, superando el puente del río Forth, para visitar su castillo, uno de los castillos más relevantes de Escocia, donde Maria Stuart fue coronada reina con tan solo 9 meses de edad. A continuación podrás conocer los lugares que te recordarán a William Wallace, héroe nacional escocés.

Después de comer puedes dirigirte a Saint Andrews, cuna del golf mundial, y en esa misma dirección podrás conocer las ruinas de la Catedral. Disfruta de un paseo por el centro de la histórica ciudad y continua tu visita en dirección a Dundee para llegar a Pitlochry, un agrabable y curioso pueblo vitoriano.

Cuarto día de visita a Edimburgo

Para este día a mitad de semana una buena idea serí visitar una destileria de whisky a las afueras de Pitlochry. Más adelante puedes pararte en el Fort Augustus donde disfrutaras del Canal de Caledonia. Después avanza en dirección al Lago Ness, y coge el viaje en barco que atraviesa el lago, que te llevará a visitar el castillo de Urquhart.

Para acabar el día continua hacia Inverness para hospedarte y hacer un paseo por la ciudad.

Quinto día de visita a Edimburgo

Dedica el día a visitar la isla de Skye, donde podrás gozar de la visita al Eilan Donan Castle, uno de los más conocidos y fotografiados de Escocia. Puedes parar a comer para después disfrutar de su paisaje adyacente y atravesar las colinas Cuillin en dirección a Portree, la capital de la isla, donde finalizar el día y alojarte para cenar.

Sexto día de visita a Edimburgo

Disfruta de una visita a Kilt Rock, increíble formación rocosa sobre el mar. Después atravies la isla hacia Armadale para coger un ferry en sentido Mallaigh, con una duración de 30 minutos. Para a comer y coge el conocido Jacobite Train que te llevará por paisajes estupendos hacia Fort William. Después adentrate en el valle de Glencoe, uno de los lugares históricos de Escocia por su paisaje y acaba el día en dirección a Oban, un agradable puerto donde poder hospedarte y cenar.

Séptimo y último día de visita a Edimburgo

Para finalizar la estancia en el páis escocés, nuestro último día nos dirigimos en sentido a Loch Lomond con parada en el pintoresco pueblo Luss, para disfrutar de una relajante vista de su lago. Una vez aprovechada la mañana dirijete en dirección al aeropuerto de Glasgow para tomar tu vuelo de regreso y, si tienes tiempo disfruta de un paseo por el centro de la ciudad.

El Castillo de Ibiza transporta al pasado

Muchos son los castillos que se erigen a lo largo de toda la geografía española, unos con más fortuna que otros en lo que se refiere a su conservación, por eso el Castillo de Ibiza es singular por ser el único que conserva su recinto amurallado y baluarte completos. Su construcción data de la segunda mitad del siglo XVI, y las murallas que rodean la isla fue obra del ingeniero militar Calvi que bajo las órdenes de Felipe II mejoró considerablemente la construcción, lo ha la hizo inexpugnable.

Castillo Ibiza

Aunque hoy estamos hablando de su castillo, Ibiza merece ser visitada y recorrer todos sus rincones más bellos,  para lo que podemos alquilar un coche y recorrer toda la isla en su totalidad.

Dentro y en lo más alto de esta ciudad amurallada se encuentra el castillo de origen medieval,  la torro del homenaje, la Almudaina y la casa del gobernador, formando un conjunto de edificios militares.

También es llamado Dalt Vila (ciudad alta) por hallarse en la cima del Puig de la Vila y en su día acogió la sede del Gobierno, encontrándose allí mismo la casa del gobernador, donde fueron residiendo a lo largo de los años los responsables militares de la época. Fueron los púnicos y los romanos los que habitaron en este castillo, y los árabes quienes establecieron en él la residencia gubernativa o Almudaina.

En la antigüedad la muralla contaba con 12 torres, que aunque no se conservan todas porque a lo largo de su historia ha sufrido diferentes modificaciones, conserva sus calles adoquinadas, baluartes y explanadas, así como unas vistas impresionantes que se pueden contemplar desde allí. Si de verdad no queremos perdernos ningún detalle de este castillo, lo mejor es visitar la página oficial de Turismo de Ibiza donde podremos encontrar los lugares más interesantes de esta fortaleza. El recinto amurallado tiene cinco puertas de entrada, la principal es el portal de ses Taules y que se encuentra frente al barrio de la Marina, y a cuyos lados se encuentran dos estatuas romanas que son una reproducción de las originales que se encuentran en el museo. Pasando esta puerta llegamos al Patio de Armas que con sus 10 arcos de medio punto durante años acogió el mercado hippy de Ibiza. En el castillo Dal Vila se organizan visitas teatralizadas para conmemorar la celebración del X año de la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Fortalezas y castillos de Bulgaria

Como expertos en Bulgaria, senderismoeuropa.com ha querido colaborar con nosotros hablándonos de algunas de las fortalezas y castillos de distintas épocas que podemos encontrar en el país balcánico.

Las fortalezas y castillos de Bulgaria son para los amantes del turismo cultural uno de los mayores atractivos turísticos del país, ademas de por su interés histórico y arquitectónico, también por los paisajes donde se encuentran y con los que podemos deleitarnos desde sus torres.

castillo

Bulgaria cuenta con aproximadamente 17 castillos en distintos estados de conversación y pertenecientes a distintas épocas, en este articulo hablaremos un poco de la historia a través del paso del tiempo de las fortalezas a las que mejor a tratado el paso del tiempo, es decir, las que se consideran mejor conservadas del país de Bulgaria.

Hablaremos de la fortaleza Baba Vida que significa “Abuela vida”, de la fortaleza Belogradchik y de Lyutitsa

Baba Vida, también conocida como “Babini Vidini kuli” que significa “Las Torres de la Abuela Vida”. Se considera la única fortaleza realmente bien conservada del país y es usada hoy en día como museo donde se guardan y exponen descubrimientos junto a otros datos importantes de su historia. La fortaleza fue restaurada a su aspecto original debido a su calidad como popular atracción turística.

Esta fortaleza fue durante la edad media el bastión defensivo mas importante de Vidin y fue reconstruida durante el mandato del emperador Iván Sratsimir tras quedar destruida después de soportar el asedio bizantino que duro 8 largos meses de la mano de las fuerzas de basilio II. Tras su reconstrucción Iván Sratsimir la uso como capital.

Los ejércitos de Luis I de Hungría tomaron el control de Vidin en 1365 durante 4 años a través de constantes ataques a la fortaleza después de varios meses de asedio. Y aunque en el 1369 Sratsimir pudo retomar el control de su capital no le quedo mas remedio que someterse a la monarquía Hungría.

Esta fortaleza también soportó la invasión otomana de 1388 y acabo en manos otomanas para quienes tuvo un papel importante durante su gobierno de Bulgaria usando la como arsenal y prisión.

En Belogradchik, Bulgaria encontramos otra de las fortalezas mejor conservadas de Bulgaria.

Es una pequeña fortaleza o fortín conocida como La Fortaleza Belogradchik , que es principal atractivo turístico de la región junto con las rocas de Belogradchik.

Las paredes de este fortín tienen 2 metros de ancho en su base y cuentan con una altura que alcanza hasta los 12 metros en sus partes mas altas.

Antes de sus modificaciones y reconstrucciones posteriores la fortaleza se construyo en los tiempos en los que esta región se encontraba dentro de los limites del imperio romano.

Su situación geográfica fu elegida estratégicamente ya que las formaciones rocosas que la rodean que constan de hasta 70 metros de altura la proveen de una protección natural inmejorable, lo que la convirtió en uno de los bastiones mas significativos de la región durante el gobierno de Sratsimir quien la amplio en el siglo XIV construyendo guarniciones fortificadas.

La fortaleza fue ampliada repetidas veces, por los otomanos quienes la habian invadido y necesitaron de su ampliación con el fin de soportar la actividad insurgente de la región, y otra vez en el siglo XIX en la que participaron ingenieros franceses e ingleses quienes añadieron elementos típicamente Europeos.

La ultima vez que fue utilizada esta fortaleza se utilizo en una guerra fue durante la guerra serbo-búlgara en 1885.

La ultima fortaleza de la que hablaremos hoy sera de Lyutitsa, también conocida como la ciudad de mármol debido al material que fue usado para su construcción que fue el mármol, es una fortaleza que ocupa entorno a unos 26 acres de extension y que cuenta con una muralla elíptica irregula de 600 metros de largo muy bien conservadas en casi la totalidad de su perímetro en la actualidad.

La fortaleza de Lyutitsa cuenta con doce torres da base rectangular y una octoédrica dos de las cuales flanquean su única entrada. En la colina donde fue construida Lyutitsa se han descubierto todo tipo de hallazgos como monedas, cerámica, metal, joyería y diversos objetos cotidianos que indican que ha sido habitada desde el primer milenio antes de Cristo.

Hay más castillos o fortalezas que podemos encontrar en Bulgaria como Fortaleza de Samuel (Klyuch), Trapezitsa, Tsarevets, Tsepina, Ustra y muchas mas, de las que os hablaremos en otra ocasión. Si además de por los castillos, queréis conocer otras razones por las que merece la pena viajar a Bulgaria o conocer otros atractivos de este país puedes ampliar información aquí.

El Castillo de los Templarios, una joya en el Camino de Santiago

El Castillo de los Templarios, en Ponferrada, es una de las fortificaciones más impresionantes y mejor conservadas que nos podemos encontrar en España. Tanto es así, que en el año 1924 fue declarado Monumento Nacional Histórico Artístico.

Castillo de Ponferrada

Historia del Castillo

Recibe este nombre ya que pese a que originalmente fue un castro prerromano, y más tarde una ciudadela, en el Siglo XII fue donado a la Orden del Temple, y perteneció a los templarios hasta el año 1.312.

Durante este periodo los Templarios se encargaron de ampliar y mejorar la fortaleza, que pasó a tener una doble finalidad, de una parte proteger, ofrecer ayuda y dar cobijo a los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago, y de otra controlar su paso y mantener el control del camino. Por tanto, no es de extrañar que esté situado en un enclave estratégico perfecto, en una colina a orillas del río Sil.

Estilo y Arquitectura

El Castillo de los Templarios tiene una planta cuadrada irregular, y podríamos encuadrar la edificación dentro del estilo Gótico.

En cuanto a la arquitectura, del castillo podemos diferenciar dos partes claramente: La que da a la cara norte del mismo que data del Siglo XII; y el resto de la fortificación construida durante el siglo XV.

Además, durante los siglos XIX y XX se han realizado diversas ampliaciones y obras de restauración por lo que no es de extrañar el gran estado de conservación en el que se encuentra el castillo.

Sin duda, el Castillo de los Templarios es una de las principales joyas de Ponferrada, y una parada obligatoria en el Camino de Santiago si se realiza desde esa localidad de León. Su ubicación en el casco histórico de Ponferrada hace que sea de fácil acceso y sean muchos los turistas que acuden a visitarlo. Además, las buenas comunicaciones de Ponferrada hacen que dispongas de diferentes rutas de autobús para viajar a otras localidades cercanas y visitar otros monumentos y castillos que puedes encontrar durante el recorrido del Camino de Santiago.

Te recomendamos que si quieres acceder al interior del Castillo consultes el horario de acceso al recinto, ya que tiene un horario cambiante en función de los días y la época del año en la que decidas visitarlo.

Castillos que parecen de princesas

Podría ser perfectamente el castillo que habías imaginado mientras leías una novela histórica. Es el Chateau d´Useé y se encuentra en la comuna de Rigny – Ussé, en Francia. Su arquitectura hace recordar a los castillos de princesas de cuentos y novelas que alguna vez hemos leído. 

Fue construido en el siglo XV y dicen que el autor del cuento “La Bella Durmiente” se inspiró en su arquitectura para convertirlo en el protagonista de los acontecimientos en los que se ve envuelta la princesa durante todo el transcurso. Su impresionante arquitectura verdaderamente lo hacen ser un auténtico castillo de princesas que cautiva a todos los viajeros que hasta aquí se desplazan para contemplar toda una obra maestra arquitectónica.

Su ubicación a lo alto de la colina lo hacen visible a varios kilómetros de distancia, siendo así más majestuoso de lo que ya es.

Castillos misteriosos de Europa

A pesar de estar deshabitados, muchos de ellos siguen transmitiendo misterio (por no decir miedo). Hablamos de los castillos. Alrededor de ellos giran un sinfín de leyendas, que creíbles o no, hace que les tengamos un especial respeto.

Castillo de Hermitage

Es el caso del Castillo Hermitage. Para poder visitarlo tendrás que acudir a Escocia. Su construcción se remonta al año 1240 y su dueño, William de Soullis fue acusado de haber conspirado para matar al rey de Escocia además de practicar magia negra. Quienes han podido pasar tiempo en su interior, dicen que es posible escuchar ruidos raros y fenómenos extraños ocurridos allí. Leyenda o no, infunda respeto…

Y de Escocia a Roma. Se trata del castillo de Castelluccia. En este lugar fueron criados los caballos del Conde Rimbabito el cual los perdió todos debido a las deudas del juego. Los equinos, trasladados a otro lugar, no lograron adaptarse al cambio y acabaron muriendo todos. El Conde al enterarse de tal desgracia, cayó en una locura profunda la cual le llevó a decir que era capaz de escuchar el relinchar de sus caballos. Con el tiempo, quienes vivían con él en el castillos se dieron cuenta de que no eran alucinaciones, sino que verdaderamente se percibían. A día de hoy todavía, dicen, se aprecian…

Hay un centenar de historias como éstas. ¿Quieres conocer más? Pues no nos pierdas la pista…

Imagen: www.paseandohistoria.blogspot.com

Castillos en Castilla

La historia de nuestro país nos permite recorrer el pasado sólo con la mirada. Visitar los castillos que perviven superando el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas es una opción que en España podemos disfrutar en cualquier lugar de nuestro país.

Pero nos quedamos con los de Castilla. Antiguas La Nueva y La Vieja, recientes La Mancha y León, sus tierras son las más afortunadas en cuanto a este tipo de construcciones se refiere. De diferentes estilos, etapas y propietarios. En España es posible encontrarlos de todas las formas posibles.

Castillo de BelmonteUno de los más impresionantes es el de Belmonte, en Cuenca. Para encontrarlo hay que subir a lo alto del cerro San Cristóbal. Protagonista de numerosos films, en él se han rodado numerosas películas de diferentes etapas: “El Cid” en 1961, los señores del acero en 1985, “Juana la Loca” en 2001 y “El caballero Don Quijote”, la más reciente en 2002. Su origen se remonta a la segunda mitad del siglo XV, siendo sus estancias lugar de residencia de personajes tan importantes como la emperatriz Eugenia de Montijo.

En Segovia también cuentan con uno de los más significativos de toda España. Se trata del Castillo de Coca. Igual que el anterior pertenece al siglo XV y parte de su espectacularidad la ofrece el foso de 560 metros que lo rodea, lo que hace que para acceder a su interior sea necesario acceder a través de un puente fijo.

Son sólo dos ejemplos de la infinidad que hay de ellos. ¿Quieres saber más? No nos pierdas la vista, seguiremos informando…