Tres castillos: un recorrido por Europa

Según la Real Academia de la lengua Española (RAE), Un castillo es un lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes, fosos y otras fortificaciones.

Es el conjunto compuesto por un recinto amurallado que encierra un patio de armas, alrededor se encuentran algunas dependencias y suele tener un edificio habitable.

Presentamos tres castillos en algunos lugares de Europa que guardan historia, belleza y encanto.

Castillo de Butrón

Fuente: Ruth Barrero

Fuente: Ruth Barrero

Este Castillo, de origen medieval, forma parte de una de las bellezas de Vizcaya, País Vasco. Tiene una ubicación privilegiada, gracias a la riqueza natural de su entorno, compuesta de especies exóticas y palmeras.

Fue construido en la Edad Media, pero su aspecto actual se debe a la remodelación que se le hizo en el siglo XIX.

Su estilo fantástico fue dado para alejarlo del estilo común de la zona y que fuera más en el aspecto de atractivo visual.

El castillo cuenta con algunos salones, incluido uno con chimenea; una capilla de la época, un espacio para la recepción de invitados, el patio de armas, un preciso pozo de agua natural, baños, biblioteca, cocina, entre otros departamentos.

Durante un tiempo se convirtió en un destino hotelero donde realizaban grandes espectáculos medievales, sin embargo, en la actualidad permanece cerrado y en venta.

Castillo de Chenonceau

En Francia, el castillo de Chenonceau es uno de los monumentos más visitados de este país.

Su ubicación es perfecta y cuenta con dos jardines: Diana de Poitier y el de Catalina de Médicis, además de una plantación vitivinícula. Este precioso lugar era una propiedad feudal de la familia de los Marques y según datos registrados su construcción fue terminada en el siglo XV.

Se puede presenciar una excelente vista desde los jardines.

Durante la Segunda Guerra Mundial, una parte del castillo se convirtió en un hospital que albergaba militares.

Se conoce también como el castillo de las damas y conserva su aspecto de luto por causa de la muerte de la esposa de Enrique III, motivo por el que predominan los colores blanco y negro y las pinturas macabras que engalanan sus paredes.

Castillo nuevo de Manzanares el Real

Fuente: Marco Chiesa

Fuente: Marco Chiesa

Este castillo se encuentra ubicado en la Comunidad de Madrid. Su nombre se debe a la situación junto al río Manzanares y su construcción data del siglo XV.

Cabe destacar que este castillo fue habitado desde Guzmán el Bueno hasta Cid el Campeador. Según la popular leyenda Guzmán el Bueno fue quien lanzó su daga desde las murallas para que mataran a su hijo que había sido secuestrado como presión de su enemigo para que le entregase el castillo de Tarifa.

En la actualidad, cuenta con un Centro de Interpretación sobre el medievo.

Arquitectura de la Edad Media en el siglo XXI

castle_guedelon_2005-1

Fuente: wikipedia

A 200 kilómetros al sur de París, en la localidad de Treigny perteneciente a la Borgoña, las técnicas modernas de arquitectura han sido descartadas en un proyecto personal que busca reconstruir el antiguo castillo de Guédelon empleando los mismos medios, tanto técnicos como materiales, que hace casi siete siglos.

El ideólogo principal de este proyecto es Michel Guyot, un apasionado de los edificios antiguos que se hizo con el terreno con la intención de construir un edificio moderno, pero que cuando se descubrieron los restos del antiguo castillo no dudo en derruir la nueva edificación y emprender un proyecto que ya dura 20 años en el que se seguirían los pasos de antaño para reconstruir la antigua fortaleza del siglo XIII sin usar absolutamente ningún medio moderno.

La situación estratégica del castillo permite conseguir la piedra y madera en el bosque cercano y la cantera presente a pocos kilómetros, pudiéndose encontrar en esta peculiar obra todos los oficios necesarios en la Edad Media, como carreteros, cesteros, peones, leñadores o canteros.

Este proyecto despertó en sus inicios, allá por 1997, la simpatía de la Unión Europea, que cubrió gastos durante aproximadamente 3 años, pero en la actualidad son las donaciones altruistas de los cerca de 300.000 turistas que visitan la zona cada año las que han permitido que la iniciativa siga adelante, así como la apertura al público, que pueden observar los trabajos pagando una entrada. También es posible sumarse al proyecto de forma activa se imparte un curso de Maestro de Obras que permite hacerlo.

Se trata de una iniciativa que ofrece la posibilidad de resolver preguntas y enigmas sobre la historia de la arquitectura medieval, así como plantear posibles alternativas dentro del marco de la construcción sostenible.

Castillo de Lindisfarne, o como adaptarse al medio

640px-Castillo_de_Lindisfarne

Fuente: wikipedia

La zona que se encuentra a caballo entre Inglaterra y Escocia ha sido testigo de una larga historia de luchas y saqueos que provocaron la proliferación de fortificaciones y castillos que servían principalmente como refugio para las clases más poderosas en periodos de conflicto. Algunos fueron recomendados en las recomendaciones de rutas por Edinburgo, pero hay uno que queremos recordar por su especial localización.

Este castillo, pequeño para lo habitual en la época, fue construido en 1550 en la isla inglesa de Holy Island en el condado de Northumberland.

Esta zona, anteriormente frontera de Inglaterra con Escocia ha sido históricamente una zona problemática, no solo por los conflictos entre escoceses y británicos, que se atenuaron con la llagada al trono de Jacobo I que unificó las dos naciones. También es una zona especialmente castigada por incursiones de pueblos vikingos y los pueblos del norte que obligaron a realizar fortificaciones del castillo primero a los Tudor, luego por Enrique VIII y finalmente por Isabel I.

Esta circunstancia ha provocado que el castillo haya sufrido numerosas reformas a lo largo de su historia hasta llegar a su estado actual adquirido en 1900 por orden de Sir Edwin Lutyens que lo convirtió en su residencia de verano. Al igual que en otros muchos casos, este emplazamiento ha servido como escenario para cine o televisión, en este caso en un sketch de Charles Rennie Mackintosh en 1901. Finalmente fue donado a la National Thrust en 1994 y que lo convirtió en un museo que por desgracia no puede competir con el maravilloso paisaje que sirve como verdadero reclamo turístico.

Cinco castillos fuera de serie

Los castillos han constituido siempre uno de los principales atractivos turísticos de cualquier zona. Aunque hay algunos que todavía se conservan en un estado excelente, es verdad que la mayoría de ellos están en ruinas y las visitas que podemos hacerles siempre están guiadas y señalizadas.

Es gracias a la ficción la razón por la que nos podemos imaginar como era la vida en estos castillos y como la gente vivía y hacía un uso diario ellos.

Por ello, hoy desde guiascastilos.com te traemos una lista de algunos de los castillos más famosos del cine y la televisión, para que veas de primera mano eso que te han enseñado a través de una pantalla. Estos son sólo algunos de ellos, la lista es inmensa.

Castillo de Chillon, Suiza

Empezamos la lista con una localización un tanto especial, y es que El Castillo de Chillon, en Suiza nunca ha salido en la pantalla como tal. Aun así, si lo observas te darás cuenta de que te suena de algo. ¿Esas torres anchas que dan directamente al agua del mar? ¿Si?, pues claro. Este precioso castillo fue la inspiración principal para crear aquel lugar en el vivía el príncipe Eric por el que una sirena pelirroja suspiraba en “La Sirenita” (Ron Clements y John Musker; 1989).

El film que hizo renacer a la industria Disney se basó casi literalmente en todos los detalles del castillo de Chillon, dándole así un toque especial a la película. Si vas a visitarlo, tal vez encuentres a una joven extraña peinándose con un tenedor.

Castillo de Alnwick, Inglaterra

¿Tú tampoco recibirte con 12 años tu carta para ingresar en una escuela de magia y hechicería y dejar de ser un simple muggle? Nosotros tampoco, pero eso no quiere decir que no podamos visitar el mismísimo Hogwarts.

Fue el Castillo de Alnwick, situado en Inglaterra el que acogió en sus dos primeras entregas de Harry Potter, cuando los jóvenes magos estaban todavía haciendo sus primeros contactos con el mundo de la hechicería.

Podrás visitar sus jardines y revivir esas famosa primera y desastrosa clase de vuelo, en la que Neville olvidó su recordadora y Draco Malfoy retó por primera vez a un joven Potter no que sabía que se le venía encima.

Castillo de Doune, Escocia

Si eres fan de Juego de Tronos (David Benioff y D.B. Weiss, 2011-actualidad), desgraciadamente no podrás pasear por Desembarco del Rey y el castillo en el que Cersei se pasa el día rellenando su copa de vino. Aun así, en el castillo de Doune, en Escocia, encontrarás en lugar que dio vida a Invernalia por aquél entonces cuando los Stark vivían todos juntos.

Podrás hacer una visita al castillo tanto interior como exterior y conocer uno de los muchos castillos imponentes que hay en Escocia.

Eso si, aunque estés en la localización de una de tus series favoritas, ten cuidado y no pierdas la cabeza.

Bürresheim, Alemania

Fuente: onnola

Fuente: onnola

Harrison Ford ha formado parte en muchos de los blockbusters más famosos de la historia del cine. El que fue Rick Deckard en Blade Runner (Ridley Scott; 1982) y el inolvidable Han Solo en una de las trilogías más relevantes de la gran pantalla, también dio vida al intrépido Indy, ese aventurero con miedo a las serpientes.

En Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg; 1989), el aventurero arqueólogo tuvo que ir a rescatar a un castillo a su padre, que no era otro que Sean Connery (que como curiosidad, destacar que sólo tiene 11 años más que Ford). Estas escenas se grabaron en el Castillo de Bürresheim, en Alemania. Si quieres revivir uno de los momentos más épicos en la historia del cine de aventuras, este impresionante castillo te está esperando.

Castillo de Loarre, Huesca

Fuente: Angel

Fuente: Angel

Nos venimos a territorio nacional para el último castillo de nuestra lista. El Reino de los Cielos (Ridley Scott; 2005) es una de esas películas que ponen constantemente en la televisión protagonizada por muchos actores guapos (estamos hablando ni más ni menos que de Orlando Bloom, Liam Neston o Eva Green).

Está película fue casi rodada en su totalidad en el Castillo de Loarre, en Huesca. Aunque en la película parece otro castillo, no vamos a mentir, merece la pena hacerle una visita. Si desde Hollywood lo eligieron, por algo será.

Ruta de 7 días para visitar Edimburgo y sus castillos

Para poder visitar Escocia, y más concretamente Edimburgo, existen muchas posibilidades en cuanto al transporte pero si viajas desde España, te recomendamos que te presentes el primer día en uno de los principales aeropuertos nacionales después de haber utilizado el Buscador booking para encontrar un vuelo económico con destino a la capital escocesa.

Para aprovechar al máximo cada día del viaje sería buena idea que buscases alojamiento previamente en los diferentes portales como hotelesVip.esHotelesBaratosYA.Con o a través nuevamente de booking, de manera que cuando llegues a cada destino no tengas que perder tiempo y puedas descansar.

Recomendamos que una vez te encuentres cómodo tras el viaje del primer día, realices una visita a la ciudad, con un paseo por la Milla Real, haciendo un recorrido por el corazón de la ciudad y visitando la Catedral de Saint Gilles, para que llegues pronto al hotel a cenar y puedas descansar suficiente para afrontar el resto de días.

Castillo-Edimburgo

Segundo día de visita a Edimburgo

Para empezar un típico desayuno escocés y salida en ruta para hacer una visita panorámica de la ciudad, visitando la parte nueva que se considera una joya de la arquitectura georgiana mundial. Después puedes visitar Holyrood Palace y el Parlamento, si es posible saca entrada anticipada.

Para finalizar este segundo día qué mejor manera que acercarse al famoso y mundialmente conocido castillo de Edimburgo. Si al regresar tienes aún tiempo disponible puedes visitar la National Gallery antes de cenar.

Tercer día de visita a Edimburgo

Salida en dirección a Stirling, superando el puente del río Forth, para visitar su castillo, uno de los castillos más relevantes de Escocia, donde Maria Stuart fue coronada reina con tan solo 9 meses de edad. A continuación podrás conocer los lugares que te recordarán a William Wallace, héroe nacional escocés.

Después de comer puedes dirigirte a Saint Andrews, cuna del golf mundial, y en esa misma dirección podrás conocer las ruinas de la Catedral. Disfruta de un paseo por el centro de la histórica ciudad y continua tu visita en dirección a Dundee para llegar a Pitlochry, un agrabable y curioso pueblo vitoriano.

Cuarto día de visita a Edimburgo

Para este día a mitad de semana una buena idea serí visitar una destileria de whisky a las afueras de Pitlochry. Más adelante puedes pararte en el Fort Augustus donde disfrutaras del Canal de Caledonia. Después avanza en dirección al Lago Ness, y coge el viaje en barco que atraviesa el lago, que te llevará a visitar el castillo de Urquhart.

Para acabar el día continua hacia Inverness para hospedarte y hacer un paseo por la ciudad.

Quinto día de visita a Edimburgo

Dedica el día a visitar la isla de Skye, donde podrás gozar de la visita al Eilan Donan Castle, uno de los más conocidos y fotografiados de Escocia. Puedes parar a comer para después disfrutar de su paisaje adyacente y atravesar las colinas Cuillin en dirección a Portree, la capital de la isla, donde finalizar el día y alojarte para cenar.

Sexto día de visita a Edimburgo

Disfruta de una visita a Kilt Rock, increíble formación rocosa sobre el mar. Después atravies la isla hacia Armadale para coger un ferry en sentido Mallaigh, con una duración de 30 minutos. Para a comer y coge el conocido Jacobite Train que te llevará por paisajes estupendos hacia Fort William. Después adentrate en el valle de Glencoe, uno de los lugares históricos de Escocia por su paisaje y acaba el día en dirección a Oban, un agradable puerto donde poder hospedarte y cenar.

Séptimo y último día de visita a Edimburgo

Para finalizar la estancia en el páis escocés, nuestro último día nos dirigimos en sentido a Loch Lomond con parada en el pintoresco pueblo Luss, para disfrutar de una relajante vista de su lago. Una vez aprovechada la mañana dirijete en dirección al aeropuerto de Glasgow para tomar tu vuelo de regreso y, si tienes tiempo disfruta de un paseo por el centro de la ciudad.

Fortalezas y castillos de Bulgaria

Como expertos en Bulgaria, senderismoeuropa.com ha querido colaborar con nosotros hablándonos de algunas de las fortalezas y castillos de distintas épocas que podemos encontrar en el país balcánico.

Las fortalezas y castillos de Bulgaria son para los amantes del turismo cultural uno de los mayores atractivos turísticos del país, ademas de por su interés histórico y arquitectónico, también por los paisajes donde se encuentran y con los que podemos deleitarnos desde sus torres.

castillo

Bulgaria cuenta con aproximadamente 17 castillos en distintos estados de conversación y pertenecientes a distintas épocas, en este articulo hablaremos un poco de la historia a través del paso del tiempo de las fortalezas a las que mejor a tratado el paso del tiempo, es decir, las que se consideran mejor conservadas del país de Bulgaria.

Hablaremos de la fortaleza Baba Vida que significa “Abuela vida”, de la fortaleza Belogradchik y de Lyutitsa

Baba Vida, también conocida como “Babini Vidini kuli” que significa “Las Torres de la Abuela Vida”. Se considera la única fortaleza realmente bien conservada del país y es usada hoy en día como museo donde se guardan y exponen descubrimientos junto a otros datos importantes de su historia. La fortaleza fue restaurada a su aspecto original debido a su calidad como popular atracción turística.

Esta fortaleza fue durante la edad media el bastión defensivo mas importante de Vidin y fue reconstruida durante el mandato del emperador Iván Sratsimir tras quedar destruida después de soportar el asedio bizantino que duro 8 largos meses de la mano de las fuerzas de basilio II. Tras su reconstrucción Iván Sratsimir la uso como capital.

Los ejércitos de Luis I de Hungría tomaron el control de Vidin en 1365 durante 4 años a través de constantes ataques a la fortaleza después de varios meses de asedio. Y aunque en el 1369 Sratsimir pudo retomar el control de su capital no le quedo mas remedio que someterse a la monarquía Hungría.

Esta fortaleza también soportó la invasión otomana de 1388 y acabo en manos otomanas para quienes tuvo un papel importante durante su gobierno de Bulgaria usando la como arsenal y prisión.

En Belogradchik, Bulgaria encontramos otra de las fortalezas mejor conservadas de Bulgaria.

Es una pequeña fortaleza o fortín conocida como La Fortaleza Belogradchik , que es principal atractivo turístico de la región junto con las rocas de Belogradchik.

Las paredes de este fortín tienen 2 metros de ancho en su base y cuentan con una altura que alcanza hasta los 12 metros en sus partes mas altas.

Antes de sus modificaciones y reconstrucciones posteriores la fortaleza se construyo en los tiempos en los que esta región se encontraba dentro de los limites del imperio romano.

Su situación geográfica fu elegida estratégicamente ya que las formaciones rocosas que la rodean que constan de hasta 70 metros de altura la proveen de una protección natural inmejorable, lo que la convirtió en uno de los bastiones mas significativos de la región durante el gobierno de Sratsimir quien la amplio en el siglo XIV construyendo guarniciones fortificadas.

La fortaleza fue ampliada repetidas veces, por los otomanos quienes la habian invadido y necesitaron de su ampliación con el fin de soportar la actividad insurgente de la región, y otra vez en el siglo XIX en la que participaron ingenieros franceses e ingleses quienes añadieron elementos típicamente Europeos.

La ultima vez que fue utilizada esta fortaleza se utilizo en una guerra fue durante la guerra serbo-búlgara en 1885.

La ultima fortaleza de la que hablaremos hoy sera de Lyutitsa, también conocida como la ciudad de mármol debido al material que fue usado para su construcción que fue el mármol, es una fortaleza que ocupa entorno a unos 26 acres de extension y que cuenta con una muralla elíptica irregula de 600 metros de largo muy bien conservadas en casi la totalidad de su perímetro en la actualidad.

La fortaleza de Lyutitsa cuenta con doce torres da base rectangular y una octoédrica dos de las cuales flanquean su única entrada. En la colina donde fue construida Lyutitsa se han descubierto todo tipo de hallazgos como monedas, cerámica, metal, joyería y diversos objetos cotidianos que indican que ha sido habitada desde el primer milenio antes de Cristo.

Hay más castillos o fortalezas que podemos encontrar en Bulgaria como Fortaleza de Samuel (Klyuch), Trapezitsa, Tsarevets, Tsepina, Ustra y muchas mas, de las que os hablaremos en otra ocasión. Si además de por los castillos, queréis conocer otras razones por las que merece la pena viajar a Bulgaria o conocer otros atractivos de este país puedes ampliar información aquí.

El castillo de Monolithos de la isla de Rodas

Rodas, es una isla pequeña situada en Grecia que esconde rincones espectaculares e interesantes. Sus lugares históricos son muestra de su antigua cultura, además de ofrecer un paisaje hermoso que es un punto característico para que los turistas visiten el lugar. Por ejemplo el Castillo de Monolithos, es un claro ejemplo de la cultura antigua y paisaje.

castillo-monolithos

La villa de Monolithos se encuentra en la costa oeste de Rodas, exactamente a 60 kilómetros de la capital de Rodas. En este lugar se encuentra el interesante encanto del Castillo de Monolithos, que es una fortaleza que fue construida en las alturas de las rocas escapadas. Se dice que fue realizada por los Caballeros de San Juan, en los años 1480, donde por aquellos años servía para proteger a la isla de las incursiones no deseadas.
A pesar de que esa fortaleza se encuentre en ruinas y no es lo que antiguamente se veía, aquellos restos de ruinas están muy bien conservadas, además de ir a esa ciudad se puede visitar las dos pequeñas ermitas que son el complemento de la fortaleza, una de ellas fue construida años después de la fortaleza y encalada de blanco donde se ve su destaque por todo el conjunto.
Como mencionamos anteriormente, en Monolithos se aprecia un gran paisaje, además de las ruinas del castillo, donde se puede observar que esa fortaleza sobresale en medio de todo el campo rocoso en el que fue levantado ofreciendo así una maravillosa vista limpia sobre la costa oeste de Rodas. Si nos situamos en ese lugar, se podrá disfrutar de toda la vista del mar azul, la naturaleza y la brisa que lo rodea. Sin duda es una vista para disfrutar de la soledad del Castillo, contemplando a la naturaleza y lejos de aquel ruido mundano de los turistas, sobre todo en los meses de verano; por lo que es recomendable visitarlo por el mes de enero donde hay una temporada baja. Siempre podéis acercaros hasta una isla como Santorini que no está a muchos kilómetros de distancia, podéis ver más aquí.

Cómo llegar al Castillo de Monolithos en la isla de Rodas

Para llegar a Monolithos, se tiene que recorrer toda la carretera de la costa oeste de la isla, la cual es la misma que lleva a Rodas hasta el aeropuerto. Una vez aquí solo se tendrá que ir por la carretera que lleva hasta Frourio, que es la ruta que conduce hasta el castillo. Dentro de este último recorrido se observara una infinidad de miradores debido a que durante la temporada estival está lleno de tiendas, objetos y regalos de los turistas.
Llegado al punto cercano al Castillo de Monolithos, se encontrará una señalización de aparcamiento donde se podrá dejar el coche alquilado, o donde os dejará vuestro transporte. Es así que para llegar a aquel castillo hay que caminar toda la cumbre, por lo que hay que llevar un calzado adecuado para que la subida sea suave. Existe un camino que se abre paso ente las rocas y vegetación para que no se haga muy pesado estar subiendo por otros lugares inadecuados que llevaran al desgaste físico si no se está acostumbrado a caminar.

Bran, relajación para Drácula

El Castillo Bran, (situado en Bran, provincia Brasov, Rumanía) es conocido mundialmente por ser una de las fuentes de inspiración del escritor irlandés Bram Stoker para la creación de su celebérrima novela Drácula.

Situado cerca de Brasov en Transilvania, el Castillo de Bran es uno de los monumentos nacionales de Rumanía claves para el turismo del país debido a su incalculable valor histórico por antigüedad y arquitectura; además, miles de turistas visitan la fortaleza por estar erróneamente vinculada con Vlad III Draculea, personaje que sirvió de inspiración a Stoker para crear al Conde Drácula y que jamás estuvo una larga estancia en este castillo, pues su supuesta verdadera fortaleza fue el Castillo de Poenari, actualmente en ruinas.

Castillo de Bran, Rumanía

El Castillo de Bran tiene sus orígenes en una fortaleza construida por los caballeros de la Orden Teutónica alrededor del siglo XIII. La estructura actual fue erigida sobre la fortaleza cruzada por órdenes del rey Luis I de Hungría en el siglo XIV, como control-aduana en la ruta entre Transilvania y Valaquia.

Cuando acabó la Primera Guerra Mundial se firmó el Tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al Reino de Rumanía y con ella el castillo. En la década de los cincuenta, la fortaleza fue incautada por el Gobierno comunista de Rumanía deteriorando su estado, hasta que, tras la Revolución rumana de 1989, fue restaurada y pasó a ser un destino turístico por excelencia de Rumanía. En 2007, Dominico de Habsburgo, el heredero legal del castillo puso en venta el castillo por el precio de 50 millones de euros, siendo el magnate ruso Román Abramóvich el mayor interesado, pero finalmente el trato no llegó a cerrarse y la propiedad sigue en manos de los Habsburgo.

El Castillo de Bran cuenta con varias habitaciones, algunas con pasillos subterráneos, y altas torres rodeando un pequeño patio de armas. En la base del castillo se puede visitar el museo etnográfico abierto al aire libre con sus casas rurales que contienen objetos y trajes populares de época. La fortaleza está abierta para el público, con tours guiados por historiadores de la región.

Praga, ciudad de los castillos

¿Cuál es el castillo más antiguo del mundo? ¿Y el más grande? No. El Castillo de Windsor no es la respuesta correcta. Con una superficie de más de siete hectáreas, el Castillo de Praga (República Checa), construido en el siglo IX, es la fortaleza más antigua y grande del mundo.

Panorámica del Castillo de Praga

Con más de mil años de existencia, El Castillo de Praga (Hradcany Pražský hrad en checo) ha sido a lo largo de su perenne historia residencia de los reyes de Bohemia, emperadores del Sacro Imperio Romano, presidentes de Checoslovaquia y presidentes de la República Checa.

No obstante, el Castillo de Praga no tiene ese aspecto tan característico de las típicas fortificaciones medievales, con murallas, fosos y puentes levadizos. Sus 570 metros de largo y 130 de anchura abarcan varios conjuntos palaciegos y monumentos, de entre los cuales destaca la catedral gótica de San Vito, una de las más bellas e imponentes de Europa.

Recorrer el Castillo de Praga es la oportunidad perfecta para conocer parte de la historia de Europa, además dar un repaso a los manuales de arquitectura. El complejo del castillo está dotado de un aire sempiterno debido a los diferentes estilos arquitectónicos, esculturales y pictóricos que convergen en sus instalaciones: Desde la románica de San Jorge, el gótico Palacio Real, los extensos patios barrocos, el palacete renacentista de la reina Anna y el supermoderno invernadero en los jardines reales, el Castillo de Praga cuenta con cientos de importante valor histórico y cultura.

¿Qué visitar en el Castillo de Praga?

  • Catedral de San Vito: Es el símbolo de Praga y de toda la República Checa. Su construcción se acabó en el siglo XIX, cientos a de años después de que, por orden de Juan de Luxemburgo, se empezara su edificación en 1344. En su interior alberga las Joyas de la Corona, la tumba de Wenceslao IV, entre otros objetos de gran valor histórico.

Catedral de San Vito de Praga

  • Callejón del Oro: Un estrecho callejón con casas de colores que antiguamente pertenecían a los orfebres reales que vivían bajo la protección de los monarcas.

Callejón de Oro de Praga

  • Antiguo Palacio Real: Creado en el siglo IX como un primitivo palacio de madera, el antiguo palacio sufrió importantes reformas hasta convertirse en el impresionante edificio que se conserva en la actualidad.
  • Basílica y Convento de San Jorge: Fundada en el año 920. Actualmente acoge la colección de arte bohemio del siglo XIX de la Galería Nacional de Praga.
  • Torre de la Pólvora: Construida en el siglo XV como parte de la fortificación del castillo, esta torre terminó convertida en el laboratorio de los alquimistas del rey Rodolfo II.
  • Torre Daliborka: Durante su larga historia siempre ha sido la prisión más famosa de la ciudad de Praga. Antaño, entre sus paredes se privó de su libertad a varios ilustres miembros de la nobleza europea, pero con el tiempo pasó a ser una cárcel común.

Imágenes: Turismo de la República Checa

El Nido de la Golondrina, maravilla arquitectónica ucraniana

La mayoría de fortalezas y edificaciones de las que hablamos en Guía de Castillos suelen ser construcciones con cientos de años de historia que datan de épocas inmemoriales. Aunque hasta ahora solo hemos hablado de castillos del Medievo (europeo y oriental), hoy os traemos una fortaleza tan “joven” como increíble: El Nido de la Golondrina de Yalta, Ucrania.

Nido de la Golondrina

Situado en un acantilado de 40 metros de altura, el Nido de la Golondrina fue construido entre 1911 y 1921, por el arquitecto ruso Leonid Sherwood, hijo del arquitecto de renombre VO Sherwood, creador del edificio del Museo Histórico en la Plaza Roja de Moscú.

El majestuoso edificio está enclavado cerca del cabo Ai Todor, dominando el mar Negro en las proximidades de Gaspra, en la península de Crimea. El castillo reposa en el mismo lugar en el que, hace más siglos, los romanos construyeron una torre de vigilancia, estratégicamente situada para controlar y proteger el antiguo castro que se hallaba en los alrededores.

Nido de la Golondrina, Yalta

El castillo es de diseño neogótico y de forma compacta. Mide solo 20 metros de largo por 10 de ancho. Además de poseer una fascinante terraza panorámica desde la que se puede apreciar la belleza del mar Negro y de la costa de Yalta, entre sus instalaciones destaca su increíble vestíbulo, la sala de huéspedes y dos dormitorios en distinto nivel dentro de la torre. El interior está decorado por por paneles de madera en una parte y por estuco y pinturas por otra.

El Nido de la Golondrina es una de las principales atracciones turísticas de Crimea y es considerado un emblema de la ucrania meridional. Actualmente el palacio es un restaurante, al que se puede llegar en taxi o en barco, atracando en el propio muelle de la bahía y subiendo por una escalera no apta para cardíacos.

Castillo en Ucrania