El Castillo Matsumoto: El gran símbolo del Medievo nipón

En general, Europa es una tierra colmada de fortalezas medievales que han sobrevivido desde antaño y han marcado la historia del Viejo Continente. No obstante, hay que tener en cuenta que no solo hay castillos en Europa, sino que existen miles de países que cuentan con extraordinarias fortalezas medievales; como Japón, que cuenta por ejemplo, con el impresionante Castillo Himeji (del cual hablaremos más adelante), el Castillo de Osaka, del cual hablamos hace algunos meses o el Castillo de Matsumoto, del cual hablaremos hoy.

Castillo de Matsumoto

Pequeña historia del Castillo de Matsumoto

El Castillo de Matsumoto es uno de los Castillos de los Cuervos, llamados así  por el color negro de sus muros, y uno de los máximos exponentes del arte hirajiro. Pese a que ya había anteriormente una fortaleza en el lugar que ocupa, no fue hasta finales de 1500 que tomó la forma actual, cuya construcción ordenó Toyotomi Hideyoshi.

Tras la batalla de Sekigahara y el establecimiento del Shogunato Tokugawa, el castillo fue gobernado por diferentes señores feudales hasta la restauración Meiji (s. XIX) Tras ella, el castillo estuvo a punto de ser demolido, al estar asociado al Shogunato, pero los habitantes de la ciudad impidieron su derribo.

Castillo de Matsumoto

A principios del siglo XX, tuvieron que realizarse una serie de remodelaciones en las bases del Castillo de Matsumoto, debido a que la fortaleza se estaba inclinando y hundiendo (la zona en la que fue construido era una zona pantanosa). En los años 50 del siglo pasado, el castillo fue restaurado dentro de la política de restauración de monumentos que llevo a cabo el Gobierno japonés por esta época.

Estilo  y arquitectura

El Castillo de Matsumoto presenta una forma extraordinaria con su altura de unos 30 metros y sus seis plantas. Está apoyado sobre muros de piedra de 7 metros que, originariamente, tenían un amplio foso bajo ellos. Las dos torres de vigilancia del ala izquierda fueron construidas en 1635.

Castillo de Matsumoto

La visita desde los exteriores del foso es gratuita, pero entrar al interior del muro y dentro de la fortaleza en sí es bajo pago. En el interior del castillo podemos visitar un pequeño museo con armas e instrumentos medievales.

Y es que los castillos japoneses son la representación perfecta del poderío y esplendor, cultural y militar, con los que contaron sus antiguos “daimyō”, señores feudales que controlaban las diferentes regiones del archipiélago. Aunque los castillos medievales japoneses son totalmente diferentes a las fortalezas que estamos acostumbrados a ver en Europa, hay que reconocer su belleza artística y arquitectónica que no deja indiferente a ninguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>