Dar al Hajar, la Peñíscola de Yemen

-¡Eh, mira qué peñasco! ¿A que no te atreves a subirte?

-Que no me atrevo… me voy a subir y me voy a construir una casa en lo alto para reírme de ti.

-¿Una casa? Conozco a uno que construyó una mezquita en cima de un cerro igual, el único problema que tuvo fue que no miraba a La Meca, así que primero giro la roca y luego la levantó.

-¿Mezquita dices? Eso es muy fácil ¿Tú si tuvieras que honrar a Alá, qué plantarías ahí arriba?

-He oído que los blancos le dedican unos palacios de muerte al tal Cristo ese, que dicen que fue buena gente pero esto de la religión se nos está yendo de las manos. No vienen el otro día unos cuantos fulanos armados hasta el cinturón de castidad y me dicen: infiel ¿Por dónde se va a Tierra Santa? Hemos venido a recuperarla para nuestro señor y salvador. A lo que les dije: al fondo, a la derecha, al lado de las letrinas, pero muy santa no es, aquello es un gran hospicio de pobres, no sé qué Dios puede tomar eso como una ofrenda. Yo creo que lo que ahora lo peta son los castillos.

La conversación no sería así, puesto que el castillo de Dar al Hajar, según algunas versiones, se construyó antes del nacimiento de Cristo, y aún pasarían más siglos hasta el de Mahoma; otras afirman que se habría construido en el siglo XI, con la dominación turca de Yemen.

Fuente: yeowatzup

Fuente: yeowatzup

Situado en la cima de un pináculo granítico, de los suburbios de la capital yemení (Saná), este complejo histórico no tiene nada que envidiar a cualquiera de los monumentos occidentales. Lo que más destaca de él son los bordes blanquecinos de las ventanas, frisos y columnas. Aunque no sabemos si quedará algo de él tras los bombardeos que a día de hoy lleva a cabo la alianza internacional liderada por Arabia Saudí, esta maravilla arquitectónica bien merecería un rezo, como París.

Alcázar de Segovia

Un castillo es un edificio o conjunto de edificios rodeados de murallas, fosos y otras obras de fortificación. Construido generalmente en una zona elevada y estratégicamente situado para la guerra. Pero un castillo es algo más que eso.

Cuando visitas un pueblo o ciudad de la geografía española lo primero por lo que te interesas es si tiene castillo o no para visitar. Unos más pequeños, otros más grandes, de distintas formas, con torreones o no, con más antigüedad o sin embargo, más recientes, todos diferentes pero con un encanto especial. Hoy vamos a hablar de uno en concreto, considerado uno de los 15 castillos más bonitos de España. El monumento más destacado de la ciudad de Segovia, alzado sobre un cerro entre los ríos Eresma y Clamores, se ubica el Alcázar de Segovia.

Dicen que sobre este castillo se inspiró Walt Disney. Fue construido en el año 1122 sobre una fortaleza hispano-árabe, y donde residió el rey Alfonso VIII. El Alcázar de Segovia es un monumento histórico artístico que nos cuenta la historia a través de sus salas y torres.

Imágen: Parte de la fachada del Alcázar de Segovia

 

Si aún no has visitado este monumento, vamos a hacer una detalla descripción sobre cada una de sus estancias, para que sepas todo de él cuando lo visites. Este castillo se distribuye en dos áreas: primero está la exterior, con contiene un patio herreriano, un foso, el puente levadizo y la torre del homenaje. Y luego están las dependencias interiores que incluyen una capilla y varias salas nobles. La Torre del homenaje destaca sobre esta edificación, obtiene forma cuadrada con cuatro torreones, una estancia cubierta de cañón apuntado y grandes ventanales geminados. Fue construida siendo rey Juan II, y al principio fue utilizada como sala de armas.

Los salones y estancias del interior fueron decorados con gran lujo y belleza por pintores y artistas mudéjares. En la actualidad, alberga un Museo de Armas y el Archivo General Militar de Segovia, que se trata del archivo histórico más antiguo de las Fuerzas Armadas de España. La Torre de Juan II finaliza con una gran terraza panorámica, donde se aprecia una gran vista de la ciudad, hacia el barrio de las Canonjías, la catedral y la judería. Dentro de la zona interior destacan las siguientes estancias:

La Sala del Palacio Viejo, cuya construcción data del reinado de Alfonso VIII. Destacan los ventanales geminados dando luz al palacio, y una decoración compuesta por armaduras de tipo alemán del siglo XV. La Sala de la Chimenea corresponde a la ordenación del alcázar en tiempos de Felipe II. La Sala del Trono o del Solio,  es la portada que comunica con la Sala de la Chimenea, conservando una decoración mudéjar. Fue reconstruida en el año 1456 debido a un terrible incendio que destruyó la sala. En las paredes se pueden observar los retratos de los reyes encargados por la reina Isabel II. La sala que fue construida por la reina Catalina de Lancáster en 1412, fue la Sala de la Galería. En los ventanales se encuentran dos vidrieras representando a Enrique III de Castilla y su familia, y a Enrique II con escenas de la muerte de Pedro I y Juan II.

Imágen: Sala del Trono

 

La Sala de la Piñas debe su nombre a los motivos de decoración del artesonado. En el friso pueden observarse ángeles portando el escudo de armas de Castilla y León. La Cámara Regia, contiene una cama cubierta de brocado tejida en oro, además en sus muros pueden observarse escenas de la vida en familia de los Reyes Católicos. La Sala de los Reyes fue un encargo que hizo Felipe II a Hernando de Ávila. La Sala del Cordón recibe este nombre debido a que está rodeado por las paredes con un cordón largo y dorado. También destaca la capilla. Y por última estancia para visitar, la Sala de Armas o Armería, el alcázar albergó desde la antigüedad la armería de la Casa de Trastámara, y fue el precedente de las colecciones de armas que finalmente se reunieron en la Real Armería de Madrid.

Y tras esta visita virtual recorriendo cada una de las estancias del Alcázar de Segovia, ahora esa ti a quien te toca verlo con tus propios ojos, descubrirlo, analizarlo y disfrutarlo.

 

El Castillo de Ibiza transporta al pasado

Muchos son los castillos que se erigen a lo largo de toda la geografía española, unos con más fortuna que otros en lo que se refiere a su conservación, por eso el Castillo de Ibiza es singular por ser el único que conserva su recinto amurallado y baluarte completos. Su construcción data de la segunda mitad del siglo XVI, y las murallas que rodean la isla fue obra del ingeniero militar Calvi que bajo las órdenes de Felipe II mejoró considerablemente la construcción, lo ha la hizo inexpugnable.

Castillo Ibiza

Aunque hoy estamos hablando de su castillo, Ibiza merece ser visitada y recorrer todos sus rincones más bellos,  para lo que podemos alquilar un coche y recorrer toda la isla en su totalidad.

Dentro y en lo más alto de esta ciudad amurallada se encuentra el castillo de origen medieval,  la torro del homenaje, la Almudaina y la casa del gobernador, formando un conjunto de edificios militares.

También es llamado Dalt Vila (ciudad alta) por hallarse en la cima del Puig de la Vila y en su día acogió la sede del Gobierno, encontrándose allí mismo la casa del gobernador, donde fueron residiendo a lo largo de los años los responsables militares de la época. Fueron los púnicos y los romanos los que habitaron en este castillo, y los árabes quienes establecieron en él la residencia gubernativa o Almudaina.

En la antigüedad la muralla contaba con 12 torres, que aunque no se conservan todas porque a lo largo de su historia ha sufrido diferentes modificaciones, conserva sus calles adoquinadas, baluartes y explanadas, así como unas vistas impresionantes que se pueden contemplar desde allí. Si de verdad no queremos perdernos ningún detalle de este castillo, lo mejor es visitar la página oficial de Turismo de Ibiza donde podremos encontrar los lugares más interesantes de esta fortaleza. El recinto amurallado tiene cinco puertas de entrada, la principal es el portal de ses Taules y que se encuentra frente al barrio de la Marina, y a cuyos lados se encuentran dos estatuas romanas que son una reproducción de las originales que se encuentran en el museo. Pasando esta puerta llegamos al Patio de Armas que con sus 10 arcos de medio punto durante años acogió el mercado hippy de Ibiza. En el castillo Dal Vila se organizan visitas teatralizadas para conmemorar la celebración del X año de la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Fortalezas y castillos de Bulgaria

Como expertos en Bulgaria, senderismoeuropa.com ha querido colaborar con nosotros hablándonos de algunas de las fortalezas y castillos de distintas épocas que podemos encontrar en el país balcánico.

Las fortalezas y castillos de Bulgaria son para los amantes del turismo cultural uno de los mayores atractivos turísticos del país, ademas de por su interés histórico y arquitectónico, también por los paisajes donde se encuentran y con los que podemos deleitarnos desde sus torres.

castillo

Bulgaria cuenta con aproximadamente 17 castillos en distintos estados de conversación y pertenecientes a distintas épocas, en este articulo hablaremos un poco de la historia a través del paso del tiempo de las fortalezas a las que mejor a tratado el paso del tiempo, es decir, las que se consideran mejor conservadas del país de Bulgaria.

Hablaremos de la fortaleza Baba Vida que significa “Abuela vida”, de la fortaleza Belogradchik y de Lyutitsa

Baba Vida, también conocida como “Babini Vidini kuli” que significa “Las Torres de la Abuela Vida”. Se considera la única fortaleza realmente bien conservada del país y es usada hoy en día como museo donde se guardan y exponen descubrimientos junto a otros datos importantes de su historia. La fortaleza fue restaurada a su aspecto original debido a su calidad como popular atracción turística.

Esta fortaleza fue durante la edad media el bastión defensivo mas importante de Vidin y fue reconstruida durante el mandato del emperador Iván Sratsimir tras quedar destruida después de soportar el asedio bizantino que duro 8 largos meses de la mano de las fuerzas de basilio II. Tras su reconstrucción Iván Sratsimir la uso como capital.

Los ejércitos de Luis I de Hungría tomaron el control de Vidin en 1365 durante 4 años a través de constantes ataques a la fortaleza después de varios meses de asedio. Y aunque en el 1369 Sratsimir pudo retomar el control de su capital no le quedo mas remedio que someterse a la monarquía Hungría.

Esta fortaleza también soportó la invasión otomana de 1388 y acabo en manos otomanas para quienes tuvo un papel importante durante su gobierno de Bulgaria usando la como arsenal y prisión.

En Belogradchik, Bulgaria encontramos otra de las fortalezas mejor conservadas de Bulgaria.

Es una pequeña fortaleza o fortín conocida como La Fortaleza Belogradchik , que es principal atractivo turístico de la región junto con las rocas de Belogradchik.

Las paredes de este fortín tienen 2 metros de ancho en su base y cuentan con una altura que alcanza hasta los 12 metros en sus partes mas altas.

Antes de sus modificaciones y reconstrucciones posteriores la fortaleza se construyo en los tiempos en los que esta región se encontraba dentro de los limites del imperio romano.

Su situación geográfica fu elegida estratégicamente ya que las formaciones rocosas que la rodean que constan de hasta 70 metros de altura la proveen de una protección natural inmejorable, lo que la convirtió en uno de los bastiones mas significativos de la región durante el gobierno de Sratsimir quien la amplio en el siglo XIV construyendo guarniciones fortificadas.

La fortaleza fue ampliada repetidas veces, por los otomanos quienes la habian invadido y necesitaron de su ampliación con el fin de soportar la actividad insurgente de la región, y otra vez en el siglo XIX en la que participaron ingenieros franceses e ingleses quienes añadieron elementos típicamente Europeos.

La ultima vez que fue utilizada esta fortaleza se utilizo en una guerra fue durante la guerra serbo-búlgara en 1885.

La ultima fortaleza de la que hablaremos hoy sera de Lyutitsa, también conocida como la ciudad de mármol debido al material que fue usado para su construcción que fue el mármol, es una fortaleza que ocupa entorno a unos 26 acres de extension y que cuenta con una muralla elíptica irregula de 600 metros de largo muy bien conservadas en casi la totalidad de su perímetro en la actualidad.

La fortaleza de Lyutitsa cuenta con doce torres da base rectangular y una octoédrica dos de las cuales flanquean su única entrada. En la colina donde fue construida Lyutitsa se han descubierto todo tipo de hallazgos como monedas, cerámica, metal, joyería y diversos objetos cotidianos que indican que ha sido habitada desde el primer milenio antes de Cristo.

Hay más castillos o fortalezas que podemos encontrar en Bulgaria como Fortaleza de Samuel (Klyuch), Trapezitsa, Tsarevets, Tsepina, Ustra y muchas mas, de las que os hablaremos en otra ocasión. Si además de por los castillos, queréis conocer otras razones por las que merece la pena viajar a Bulgaria o conocer otros atractivos de este país puedes ampliar información aquí.

El castillo de Monolithos de la isla de Rodas

Rodas, es una isla pequeña situada en Grecia que esconde rincones espectaculares e interesantes. Sus lugares históricos son muestra de su antigua cultura, además de ofrecer un paisaje hermoso que es un punto característico para que los turistas visiten el lugar. Por ejemplo el Castillo de Monolithos, es un claro ejemplo de la cultura antigua y paisaje.

castillo-monolithos

La villa de Monolithos se encuentra en la costa oeste de Rodas, exactamente a 60 kilómetros de la capital de Rodas. En este lugar se encuentra el interesante encanto del Castillo de Monolithos, que es una fortaleza que fue construida en las alturas de las rocas escapadas. Se dice que fue realizada por los Caballeros de San Juan, en los años 1480, donde por aquellos años servía para proteger a la isla de las incursiones no deseadas.
A pesar de que esa fortaleza se encuentre en ruinas y no es lo que antiguamente se veía, aquellos restos de ruinas están muy bien conservadas, además de ir a esa ciudad se puede visitar las dos pequeñas ermitas que son el complemento de la fortaleza, una de ellas fue construida años después de la fortaleza y encalada de blanco donde se ve su destaque por todo el conjunto.
Como mencionamos anteriormente, en Monolithos se aprecia un gran paisaje, además de las ruinas del castillo, donde se puede observar que esa fortaleza sobresale en medio de todo el campo rocoso en el que fue levantado ofreciendo así una maravillosa vista limpia sobre la costa oeste de Rodas. Si nos situamos en ese lugar, se podrá disfrutar de toda la vista del mar azul, la naturaleza y la brisa que lo rodea. Sin duda es una vista para disfrutar de la soledad del Castillo, contemplando a la naturaleza y lejos de aquel ruido mundano de los turistas, sobre todo en los meses de verano; por lo que es recomendable visitarlo por el mes de enero donde hay una temporada baja. Siempre podéis acercaros hasta una isla como Santorini que no está a muchos kilómetros de distancia, podéis ver más aquí.

Cómo llegar al Castillo de Monolithos en la isla de Rodas

Para llegar a Monolithos, se tiene que recorrer toda la carretera de la costa oeste de la isla, la cual es la misma que lleva a Rodas hasta el aeropuerto. Una vez aquí solo se tendrá que ir por la carretera que lleva hasta Frourio, que es la ruta que conduce hasta el castillo. Dentro de este último recorrido se observara una infinidad de miradores debido a que durante la temporada estival está lleno de tiendas, objetos y regalos de los turistas.
Llegado al punto cercano al Castillo de Monolithos, se encontrará una señalización de aparcamiento donde se podrá dejar el coche alquilado, o donde os dejará vuestro transporte. Es así que para llegar a aquel castillo hay que caminar toda la cumbre, por lo que hay que llevar un calzado adecuado para que la subida sea suave. Existe un camino que se abre paso ente las rocas y vegetación para que no se haga muy pesado estar subiendo por otros lugares inadecuados que llevaran al desgaste físico si no se está acostumbrado a caminar.

Ruta por los castillos de Madrid

Las posibilidades que te ofrece Madrid son infinitas. Hoy vamos a ofrecerte una más. De Madrid conocemos su oferta cultural, de ocio, rural…pero hay algo más desconocido que merece ser visitado, sus castillos. Por ello existe la ruta por los castillos, fortalezas y atalayas de la Comunidad de Madrid. Pasado, presente y futuro de la región madrileña se encuentran dentro de esta bella ruta que te dejará maravillado.

Podemos realizar tres itinerarios que vamos a ofrecerte a continuación para que disfrutes de ellos día a día.

El primero es el que nos lleva por los castillos del sur y el oeste de la región. Podemos visitar los de Boadilla del Monte, construido en 1765 y lugar donde se encuentra el Palacio del Infante don Luís, Villaviciosa de Odón, especialmente recomendable su patio interior, Villanueva de la Cañada, conocido como de Aulencia y de origen musulmán, San Martín de Valdeiglesias, en el cual estuvo Isabel la Católica, Cadalsos de los Vidrios, conocido como Palacio de Villena, residencia de Álvaro de Luna en sus días de caza, Navalcarnero, Batres, Arroyomolinos y Pinto.

Castillo-manzanares-el-real

Castillo de Manzanres el Real

El segundo itinerario es de altura, ya que nos lleva por la Sierra de Guadarrama. Aquí encontramos seis atalayas, tres castillos y dos recintos amurallados. Destacan los castillos de Buitrago de Lozoya, levantado por los cristianos tras la reconquista, y el castillo de los Mendoza, en Manzanares el Real. También en esta ruta encontramos atalayas y recintos amurallados en Talamanca del Jarama, El Vellón, Torrelaguna, El Berrueco, Venturada, Puentes Viejas y, sobre todo, Torrelodones, donde se encuentra la atalaya mejor conservada de la región.

El tercero nos lleva por el resto de enclaves de la Comunidad de Madrid. Algunos ejemplos son el castillo de Torremocha, en Santorcaz, el de Villarejo de Salvanés, el de Torrejón de Velasco o los castillos de Casasola y de los Condes, ambos en Chinchón. Dentro de la ruta se encuentra también el recinto amurallado de Alcalá de Henares

Butrón y su enorme castillo

El castillo de Burtrón es una de las más emblemáticas e increíbles fortalezas medievales de las que goza España. Situado en el término municipal de Gatica, en la provincia de Vizcaya, el castillo de Butrón es uno de los monumentos más visitados en el País Vasco.

Frontal Castillo de Butrón

 Esta fortaleza se levanta majestuosamente a la vera del río Butrón como resultado de más de trescientos años, desde el siglo XVI, luchas y contiendas entre dos bandos de nobleza de Vizcaya.

La construcción original de rango señorial se erigió a mediados del siglo XI. En el siglo XII la torre original se transformó en un castillo inexpugnable. Esta imponente construcción sufrió los avatares de las luchas entre los grupos rivales de la nobleza vizcaína primero y luego el abandono, pero a finales del siglo XIX fue restaurado por el marqués de Torrecilla, don Narciso de Salabert.

Tomando como base los cimientos y parte de las torres cilíndricas, se erigió el resto según el gusto germánico, con gran dosis de fantasía, lejos del prototipo de castillo propio de la región. En cierta medida, tiene paralelismos con los castillos bávaros del siglo XIX. La construcción se concibió más como pasatiempo y atracción visual que para obtener una casa habitable; de hecho, es muy incómodo como vivienda, ya que las torres no tienen demasiado espacio útil y algunas estancias se conectan entre sí mediante pasarelas y escaleras al aire libre. En los alrededores hay un amplio y bonito bosque de robles, además de un buen número de especies botánicas cuya contemplación maravillará al visitante.

Lamentablemente, esta joya medieval no se puede visitar debido a que pertenece a una empresa privada. En épocas anteriores fue adaptado como establecimiento hotelero con espectáculos medievales como gran atractivo turístico.

Bran, relajación para Drácula

El Castillo Bran, (situado en Bran, provincia Brasov, Rumanía) es conocido mundialmente por ser una de las fuentes de inspiración del escritor irlandés Bram Stoker para la creación de su celebérrima novela Drácula.

Situado cerca de Brasov en Transilvania, el Castillo de Bran es uno de los monumentos nacionales de Rumanía claves para el turismo del país debido a su incalculable valor histórico por antigüedad y arquitectura; además, miles de turistas visitan la fortaleza por estar erróneamente vinculada con Vlad III Draculea, personaje que sirvió de inspiración a Stoker para crear al Conde Drácula y que jamás estuvo una larga estancia en este castillo, pues su supuesta verdadera fortaleza fue el Castillo de Poenari, actualmente en ruinas.

Castillo de Bran, Rumanía

El Castillo de Bran tiene sus orígenes en una fortaleza construida por los caballeros de la Orden Teutónica alrededor del siglo XIII. La estructura actual fue erigida sobre la fortaleza cruzada por órdenes del rey Luis I de Hungría en el siglo XIV, como control-aduana en la ruta entre Transilvania y Valaquia.

Cuando acabó la Primera Guerra Mundial se firmó el Tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al Reino de Rumanía y con ella el castillo. En la década de los cincuenta, la fortaleza fue incautada por el Gobierno comunista de Rumanía deteriorando su estado, hasta que, tras la Revolución rumana de 1989, fue restaurada y pasó a ser un destino turístico por excelencia de Rumanía. En 2007, Dominico de Habsburgo, el heredero legal del castillo puso en venta el castillo por el precio de 50 millones de euros, siendo el magnate ruso Román Abramóvich el mayor interesado, pero finalmente el trato no llegó a cerrarse y la propiedad sigue en manos de los Habsburgo.

El Castillo de Bran cuenta con varias habitaciones, algunas con pasillos subterráneos, y altas torres rodeando un pequeño patio de armas. En la base del castillo se puede visitar el museo etnográfico abierto al aire libre con sus casas rurales que contienen objetos y trajes populares de época. La fortaleza está abierta para el público, con tours guiados por historiadores de la región.

El Castillo de los Templarios, una joya en el Camino de Santiago

El Castillo de los Templarios, en Ponferrada, es una de las fortificaciones más impresionantes y mejor conservadas que nos podemos encontrar en España. Tanto es así, que en el año 1924 fue declarado Monumento Nacional Histórico Artístico.

Castillo de Ponferrada

Historia del Castillo

Recibe este nombre ya que pese a que originalmente fue un castro prerromano, y más tarde una ciudadela, en el Siglo XII fue donado a la Orden del Temple, y perteneció a los templarios hasta el año 1.312.

Durante este periodo los Templarios se encargaron de ampliar y mejorar la fortaleza, que pasó a tener una doble finalidad, de una parte proteger, ofrecer ayuda y dar cobijo a los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago, y de otra controlar su paso y mantener el control del camino. Por tanto, no es de extrañar que esté situado en un enclave estratégico perfecto, en una colina a orillas del río Sil.

Estilo y Arquitectura

El Castillo de los Templarios tiene una planta cuadrada irregular, y podríamos encuadrar la edificación dentro del estilo Gótico.

En cuanto a la arquitectura, del castillo podemos diferenciar dos partes claramente: La que da a la cara norte del mismo que data del Siglo XII; y el resto de la fortificación construida durante el siglo XV.

Además, durante los siglos XIX y XX se han realizado diversas ampliaciones y obras de restauración por lo que no es de extrañar el gran estado de conservación en el que se encuentra el castillo.

Sin duda, el Castillo de los Templarios es una de las principales joyas de Ponferrada, y una parada obligatoria en el Camino de Santiago si se realiza desde esa localidad de León. Su ubicación en el casco histórico de Ponferrada hace que sea de fácil acceso y sean muchos los turistas que acuden a visitarlo. Además, las buenas comunicaciones de Ponferrada hacen que dispongas de diferentes rutas de autobús para viajar a otras localidades cercanas y visitar otros monumentos y castillos que puedes encontrar durante el recorrido del Camino de Santiago.

Te recomendamos que si quieres acceder al interior del Castillo consultes el horario de acceso al recinto, ya que tiene un horario cambiante en función de los días y la época del año en la que decidas visitarlo.

Praga, ciudad de los castillos

¿Cuál es el castillo más antiguo del mundo? ¿Y el más grande? No. El Castillo de Windsor no es la respuesta correcta. Con una superficie de más de siete hectáreas, el Castillo de Praga (República Checa), construido en el siglo IX, es la fortaleza más antigua y grande del mundo.

Panorámica del Castillo de Praga

Con más de mil años de existencia, El Castillo de Praga (Hradcany Pražský hrad en checo) ha sido a lo largo de su perenne historia residencia de los reyes de Bohemia, emperadores del Sacro Imperio Romano, presidentes de Checoslovaquia y presidentes de la República Checa.

No obstante, el Castillo de Praga no tiene ese aspecto tan característico de las típicas fortificaciones medievales, con murallas, fosos y puentes levadizos. Sus 570 metros de largo y 130 de anchura abarcan varios conjuntos palaciegos y monumentos, de entre los cuales destaca la catedral gótica de San Vito, una de las más bellas e imponentes de Europa.

Recorrer el Castillo de Praga es la oportunidad perfecta para conocer parte de la historia de Europa, además dar un repaso a los manuales de arquitectura. El complejo del castillo está dotado de un aire sempiterno debido a los diferentes estilos arquitectónicos, esculturales y pictóricos que convergen en sus instalaciones: Desde la románica de San Jorge, el gótico Palacio Real, los extensos patios barrocos, el palacete renacentista de la reina Anna y el supermoderno invernadero en los jardines reales, el Castillo de Praga cuenta con cientos de importante valor histórico y cultura.

¿Qué visitar en el Castillo de Praga?

  • Catedral de San Vito: Es el símbolo de Praga y de toda la República Checa. Su construcción se acabó en el siglo XIX, cientos a de años después de que, por orden de Juan de Luxemburgo, se empezara su edificación en 1344. En su interior alberga las Joyas de la Corona, la tumba de Wenceslao IV, entre otros objetos de gran valor histórico.

Catedral de San Vito de Praga

  • Callejón del Oro: Un estrecho callejón con casas de colores que antiguamente pertenecían a los orfebres reales que vivían bajo la protección de los monarcas.

Callejón de Oro de Praga

  • Antiguo Palacio Real: Creado en el siglo IX como un primitivo palacio de madera, el antiguo palacio sufrió importantes reformas hasta convertirse en el impresionante edificio que se conserva en la actualidad.
  • Basílica y Convento de San Jorge: Fundada en el año 920. Actualmente acoge la colección de arte bohemio del siglo XIX de la Galería Nacional de Praga.
  • Torre de la Pólvora: Construida en el siglo XV como parte de la fortificación del castillo, esta torre terminó convertida en el laboratorio de los alquimistas del rey Rodolfo II.
  • Torre Daliborka: Durante su larga historia siempre ha sido la prisión más famosa de la ciudad de Praga. Antaño, entre sus paredes se privó de su libertad a varios ilustres miembros de la nobleza europea, pero con el tiempo pasó a ser una cárcel común.

Imágenes: Turismo de la República Checa