Ruta de 7 días para visitar Edimburgo y sus castillos

Para poder visitar Escocia, y más concretamente Edimburgo, existen muchas posibilidades en cuanto al transporte pero si viajas desde España, te recomendamos que te presentes el primer día en uno de los principales aeropuertos nacionales después de haber utilizado el Buscador booking para encontrar un vuelo económico con destino a la capital escocesa.

Para aprovechar al máximo cada día del viaje sería buena idea que buscases alojamiento previamente en los diferentes portales como hotelesVip.esHotelesBaratosYA.Con o a través nuevamente de booking, de manera que cuando llegues a cada destino no tengas que perder tiempo y puedas descansar.

Recomendamos que una vez te encuentres cómodo tras el viaje del primer día, realices una visita a la ciudad, con un paseo por la Milla Real, haciendo un recorrido por el corazón de la ciudad y visitando la Catedral de Saint Gilles, para que llegues pronto al hotel a cenar y puedas descansar suficiente para afrontar el resto de días.

Castillo-Edimburgo

Segundo día de visita a Edimburgo

Para empezar un típico desayuno escocés y salida en ruta para hacer una visita panorámica de la ciudad, visitando la parte nueva que se considera una joya de la arquitectura georgiana mundial. Después puedes visitar Holyrood Palace y el Parlamento, si es posible saca entrada anticipada.

Para finalizar este segundo día qué mejor manera que acercarse al famoso y mundialmente conocido castillo de Edimburgo. Si al regresar tienes aún tiempo disponible puedes visitar la National Gallery antes de cenar.

Tercer día de visita a Edimburgo

Salida en dirección a Stirling, superando el puente del río Forth, para visitar su castillo, uno de los castillos más relevantes de Escocia, donde Maria Stuart fue coronada reina con tan solo 9 meses de edad. A continuación podrás conocer los lugares que te recordarán a William Wallace, héroe nacional escocés.

Después de comer puedes dirigirte a Saint Andrews, cuna del golf mundial, y en esa misma dirección podrás conocer las ruinas de la Catedral. Disfruta de un paseo por el centro de la histórica ciudad y continua tu visita en dirección a Dundee para llegar a Pitlochry, un agrabable y curioso pueblo vitoriano.

Cuarto día de visita a Edimburgo

Para este día a mitad de semana una buena idea serí visitar una destileria de whisky a las afueras de Pitlochry. Más adelante puedes pararte en el Fort Augustus donde disfrutaras del Canal de Caledonia. Después avanza en dirección al Lago Ness, y coge el viaje en barco que atraviesa el lago, que te llevará a visitar el castillo de Urquhart.

Para acabar el día continua hacia Inverness para hospedarte y hacer un paseo por la ciudad.

Quinto día de visita a Edimburgo

Dedica el día a visitar la isla de Skye, donde podrás gozar de la visita al Eilan Donan Castle, uno de los más conocidos y fotografiados de Escocia. Puedes parar a comer para después disfrutar de su paisaje adyacente y atravesar las colinas Cuillin en dirección a Portree, la capital de la isla, donde finalizar el día y alojarte para cenar.

Sexto día de visita a Edimburgo

Disfruta de una visita a Kilt Rock, increíble formación rocosa sobre el mar. Después atravies la isla hacia Armadale para coger un ferry en sentido Mallaigh, con una duración de 30 minutos. Para a comer y coge el conocido Jacobite Train que te llevará por paisajes estupendos hacia Fort William. Después adentrate en el valle de Glencoe, uno de los lugares históricos de Escocia por su paisaje y acaba el día en dirección a Oban, un agradable puerto donde poder hospedarte y cenar.

Séptimo y último día de visita a Edimburgo

Para finalizar la estancia en el páis escocés, nuestro último día nos dirigimos en sentido a Loch Lomond con parada en el pintoresco pueblo Luss, para disfrutar de una relajante vista de su lago. Una vez aprovechada la mañana dirijete en dirección al aeropuerto de Glasgow para tomar tu vuelo de regreso y, si tienes tiempo disfruta de un paseo por el centro de la ciudad.

El Castillo de Windsor: 900 años de residencia real

El Castillo de Windsor es la fortaleza medieval más antigua y grande aún habitable de todo el mundo. Con más de 900 años de historia este castillo es una de las residencias oficiales de la Reina de Inglaterra, junto con el Palacio de Buckingham y el Palacio de Holyroodhouse de Edimburgo.

Castillo de Windsor

 El conjunto arquitectónico total del Castillo de Windsor abarca más de 25 acres en los que alberga el palacio real, la monumental Capilla de San Jorge y los hogares y lugares de trabajo de una gran cantidad de personas.

 Historia

En su origen fue un castillo medieval comenzado a levantar en el siglo XI, tras la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo I el Conquistador. A comienzos del siglo XIII sufrió un largo asedio durante la Primera Guerra de los Barones. Enrique III construyó un lujoso palacio real dentro del recinto a mediados de ese siglo y Eduardo III fue más allá con la reconstrucción del palacio. El núcleo de la obra de Eduardo pervivió hasta el período Tudor, cuando Enrique VIII e Isabel I le dieron al castillo un uso mayor como corte real y centro de entretenimiento diplomático.

Interior Castillo de Windsor

El complejo sobrevivió al turbulento período de la Guerra Civil inglesa, en que fue usado como cuartel militar por las fuerzas parlamentarias y como prisión de Carlos I. Durante la Restauración de los Estuardo, Carlos II reconstruyó gran parte del castillo. Tras un período de negligencia en el siglo XVIII, los reyes Jorge III y Jorge IV renovaron y reconstruyeron el palacio de Carlos II sin reparar en gastos. La reina Victoria realizó cambios menores en el castillo, que empleó como centro de entretenimiento real durante gran parte de su extenso reinado en el siglo XIX. El castillo de Windsor también sirvió como refugio de la familia real durante los intensos bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió a un incendio en 1992. Actualmente en el castillo de Windsor es una de las mayores atracciones turísticas de Inglaterra, además de sede de visitas de estado y el hogar de fin de semana preferido por la reina Isabel II de Inglaterra.

Visitar el Castillo de Windsor

Las Esplendidas Salas de Estado son una de las partes del castillo más interesantes debido a que están opulentamente decorados con una variedad de las más destacadas creaciones artísticas de la Colección Real que incluyen pinturas de Rembrandt, Rubens, Canaletto y Gainsborough.

Desde octubre a marzo se pueden también vistar los aposentos privados de Jorge IV (Las Semi Salas de Estado), que se cuentan entre los interiores más ricamente decorados del castillo.

La Capilla de San Jorge, el cual es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica inglesa, es el hogar espiritual de la Orden de la Jarretera, la orden superior de caballería británica establecida en 1348 por Eduardo III. En el interior de la capilla se encuentran las tumbas de diez monarcas, entre ellos Enrique VIII con su tercera esposa Jane Seymour y Carlos I. Por otra parte, entre lo más destacado de la visita a Windsor está la Casa de Muñecas de la Reina María, la casa de muñecas más famosa del mundo.

Muralla del Castillo de Windsor

El Castillo de Windsor es una de las fotalezas más emblemáticas de Europa, símbolo del poder y riqueza de las monarquías europeas y de la gran relevancia que ha tenido la Realeza Británica desde hace siglos.