Castillo de Lindisfarne, o como adaptarse al medio

640px-Castillo_de_Lindisfarne

Fuente: wikipedia

La zona que se encuentra a caballo entre Inglaterra y Escocia ha sido testigo de una larga historia de luchas y saqueos que provocaron la proliferación de fortificaciones y castillos que servían principalmente como refugio para las clases más poderosas en periodos de conflicto. Algunos fueron recomendados en las recomendaciones de rutas por Edinburgo, pero hay uno que queremos recordar por su especial localización.

Este castillo, pequeño para lo habitual en la época, fue construido en 1550 en la isla inglesa de Holy Island en el condado de Northumberland.

Esta zona, anteriormente frontera de Inglaterra con Escocia ha sido históricamente una zona problemática, no solo por los conflictos entre escoceses y británicos, que se atenuaron con la llagada al trono de Jacobo I que unificó las dos naciones. También es una zona especialmente castigada por incursiones de pueblos vikingos y los pueblos del norte que obligaron a realizar fortificaciones del castillo primero a los Tudor, luego por Enrique VIII y finalmente por Isabel I.

Esta circunstancia ha provocado que el castillo haya sufrido numerosas reformas a lo largo de su historia hasta llegar a su estado actual adquirido en 1900 por orden de Sir Edwin Lutyens que lo convirtió en su residencia de verano. Al igual que en otros muchos casos, este emplazamiento ha servido como escenario para cine o televisión, en este caso en un sketch de Charles Rennie Mackintosh en 1901. Finalmente fue donado a la National Thrust en 1994 y que lo convirtió en un museo que por desgracia no puede competir con el maravilloso paisaje que sirve como verdadero reclamo turístico.

El Castillo de Windsor: 900 años de residencia real

El Castillo de Windsor es la fortaleza medieval más antigua y grande aún habitable de todo el mundo. Con más de 900 años de historia este castillo es una de las residencias oficiales de la Reina de Inglaterra, junto con el Palacio de Buckingham y el Palacio de Holyroodhouse de Edimburgo.

Castillo de Windsor

 El conjunto arquitectónico total del Castillo de Windsor abarca más de 25 acres en los que alberga el palacio real, la monumental Capilla de San Jorge y los hogares y lugares de trabajo de una gran cantidad de personas.

 Historia

En su origen fue un castillo medieval comenzado a levantar en el siglo XI, tras la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo I el Conquistador. A comienzos del siglo XIII sufrió un largo asedio durante la Primera Guerra de los Barones. Enrique III construyó un lujoso palacio real dentro del recinto a mediados de ese siglo y Eduardo III fue más allá con la reconstrucción del palacio. El núcleo de la obra de Eduardo pervivió hasta el período Tudor, cuando Enrique VIII e Isabel I le dieron al castillo un uso mayor como corte real y centro de entretenimiento diplomático.

Interior Castillo de Windsor

El complejo sobrevivió al turbulento período de la Guerra Civil inglesa, en que fue usado como cuartel militar por las fuerzas parlamentarias y como prisión de Carlos I. Durante la Restauración de los Estuardo, Carlos II reconstruyó gran parte del castillo. Tras un período de negligencia en el siglo XVIII, los reyes Jorge III y Jorge IV renovaron y reconstruyeron el palacio de Carlos II sin reparar en gastos. La reina Victoria realizó cambios menores en el castillo, que empleó como centro de entretenimiento real durante gran parte de su extenso reinado en el siglo XIX. El castillo de Windsor también sirvió como refugio de la familia real durante los intensos bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió a un incendio en 1992. Actualmente en el castillo de Windsor es una de las mayores atracciones turísticas de Inglaterra, además de sede de visitas de estado y el hogar de fin de semana preferido por la reina Isabel II de Inglaterra.

Visitar el Castillo de Windsor

Las Esplendidas Salas de Estado son una de las partes del castillo más interesantes debido a que están opulentamente decorados con una variedad de las más destacadas creaciones artísticas de la Colección Real que incluyen pinturas de Rembrandt, Rubens, Canaletto y Gainsborough.

Desde octubre a marzo se pueden también vistar los aposentos privados de Jorge IV (Las Semi Salas de Estado), que se cuentan entre los interiores más ricamente decorados del castillo.

La Capilla de San Jorge, el cual es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica inglesa, es el hogar espiritual de la Orden de la Jarretera, la orden superior de caballería británica establecida en 1348 por Eduardo III. En el interior de la capilla se encuentran las tumbas de diez monarcas, entre ellos Enrique VIII con su tercera esposa Jane Seymour y Carlos I. Por otra parte, entre lo más destacado de la visita a Windsor está la Casa de Muñecas de la Reina María, la casa de muñecas más famosa del mundo.

Muralla del Castillo de Windsor

El Castillo de Windsor es una de las fotalezas más emblemáticas de Europa, símbolo del poder y riqueza de las monarquías europeas y de la gran relevancia que ha tenido la Realeza Británica desde hace siglos.